Tag Archive | 12 de mayo

#12Visibles12M: Juan, el guerrero número 13

Hola de nuevo ucieros, y disculpadme si no os he saludado en todo el día… mandaban los autores de los post invitados, verdaderos protagonistas de esta iniciativa, junto al gran Fernando Campaña, artífice de la idea.

Como guinda a este día, a la cantidad de amigos que habéis pasado a visitar este blog y a compartir vuestras experiencias y sentimientos, hemos querido invitar a quien, desde mi punto de vista de enfermero de a pie, inmerso en el mundo de las Redes Sociales y blogs, más está haciendo porque este colectivo aletargado despierte.

Para quien no conozca a Juan F Hernández Yáñez (@juherya) sólo les contaré que es, desde mi punto de vista, un Quijote contemporáneo contra molinos de viento vintage , a los que poco a poco la profesión va arrinconando en su soledad ególatra, tan distantes del servicio a los demás que la mayoría de enfermeros consideramos como seña de identidad.

Por eso, por ser el mejor baluarte de la #enfermeriavisible que tanto añoramos, es tal vez el mayor merecedor de cerrar una iniciativa como ésta, donde queremos visibilidad y proyección como profesión.

No hay doce sin trece

por Juan Hernández Yañez @juherya

Agradezco vivamente el ofrecimiento de Fernando e Isidro para aportar este modesto post número 13 dentro de la iniciativa #12visibles12M. Es una magnífica oportunidad para compartir un par de cosas que he ido aprendiendo en los últimos meses, relacionadas con la visibilidad de la Enfermería.

La primera es que para tener visibilidad hay que tener presencia. No puede uno quedarse encerrado en casa, trajinando con nuestras cosas (sin duda muy importantes), y quejarnos luego porque no tenemos “visibilidad”.

Formar comunicadores es abonar el terreno para que puedan crecer líderes. La incorporación de habilidades y herramientas de comunicación debería ser una asignatura obligatoria en las facultades de Enfermería. Y, desde luego, formar parte del núcleo esencial de los programas de aprendizaje continuo que los colegios, asociaciones o sociedades científicas desarrollan y financian (salvo que precisamente lo que quieran evitar sea que emerjan nuevos líderes para salvaguardar sus viejas, pazguatas hegemonías formales).

En segundo lugar, tener presencia es tener voz, es decir, tener discurso. No basta con repetir fuera lo que se consume dentro, por bonito que parezca y bien que nos suene: hay que generar discurso social, construido a partir no tanto de lo fundamental que resulta lo que ya hacemos, sino de lo prometedor que resulta todo lo que podríamos hacer.

Y en tercer lugar, de nada vale tener presencia y voz si no se tiene imagen. Cuando abordo este tipo de cosas hay algún personal que se me mosquea: “no somos un producto a la venta”, “lo que importa es la esencia, no la apariencia” y ese tipo de cosas que ya conocéis (y que igual alguno compartís).

#EnfermeriaVisible

Yo creo que estos argumentos, además de endebles, son interesados (“zona de confort”) y a veces esconden una cierta falta de seguridad, incluso de autoestima: producto casi inevitable de la vergüenza (propia) que se experimenta ante la imagen oportunista, desabrida y desprofesionalizada de la Enfermería que proyectan unos liderazgos tóxicos, tantos años en un poder ineficaz, omnímodo y sin controles, distorsionando la esencia cooperativa, comprometida y responsable de vuestra querida profesión.

vm3

Es una tarea de años y nada sencilla, pero un delicioso reto, tratar de construir una potente imagen social a partir de unos pocos rasgos intrínsecamente característicos de la Profesión de Enfermería del Siglo XXI que teniendo un potencial tan inmenso suelen pasar inadvertidos entre tanta exaltación de esencias y señas identitarias. Me refiero, por ejemplo:

  • A su gran capacidad para dejar hablar, escuchar y entender a las personas, algo que la diferencia radicalmente de otras profesiones sanitarias donde sigue predominando una conducción asimétrica y jerárquica del encuentro entre profesional y paciente.

 

  • A su disponibilidad cultural para establecer el campamento base dentro de la comunidad, sin limitarse a esperar tras una mesa a que sean las personas con problemas generalmente ya enquistados quienes acudan “a demanda” a las  consultas y despachos.

 

  • Al inagotable acúmulo de habilidades y capacidades gestoras que se ha ido generando, enfermera a enfermera, unidad a unidad y día a día, en el rol de coordinadores de recursos humanos y materiales, una expertise negada, casi incógnita, pero sin la cual los centros sanitarios más complejos no se sostendrían ni un solo día.

 

  • A su inmenso potencial, prácticamente inexplotado, como sensor inteligente en la detección de deficiencias, malas prácticas y negligencias asistenciales que comportan riesgos para la seguridad de los pacientes y, al tiempo, ruinosas fugas de eficiencia económica en las organizaciones sanitarias.

 

  • A su vocación, o al menos disponibilidad probada, para cubrir algunas áreas que más intensamente deja desatendidas la Medicina, pero en las cuales los sistemas públicos de salud se están jugando ya buena parte de su viabilidad futura: atención comunitaria o asistencia geriátrica entre ellas.

¿Tenemos hoy y aquí esa enfermería capaz de afirmarse dentro de estas señas de identidad? No o no del todo, según se vea el vaso medio vacío o medio lleno. Es aún largo el camino por recorrer y el tiempo empieza a agotarse, así que hay que ponerse a ello, empezando por ajustar cuentas con ciertos viejos paternalismos desmovilizadores. Y, como siempre se dice pero casi nunca se hace, perforando con decisión el túnel que unirá el 2.0 con el 1.0.

Es paradójico: mientras que la Enfermería encarna tantísimas cosas de las que más admiro en una profesión, sus dirigentes actuales representan todo lo que aborrezco desde un punto de vista ético (y hasta estético). Sin duda hay que actualizar los liderazgos y discursos del siglo XX para poder volar en el XXI. Muchos ánimos y un fuerte, fuerte abrazo para todxs.

Juan F. Hernández Yáñez.

Sociólogo.

 

 

 

 

Anuncios

#12Visibles12M: Fátima Rodríguez, una mirada desde América.

Hace algún tiempo que sigo con interés lo que Fátima redacta desde Venezuela en su blog hagamos enfermería. Comparte experiencias enfermeras y nos muestra una realidad que tal vez dista un poco de la realidad española, pero bien es cierto que los profesionales de enfermería del continente americano muestran nuestro mismo entusiasmo por la profesión. Un buen ejemplo es esta mirada que nos ofrece Fátima.

Espero que os guste tanto como a mi.

 

Soy enfermera, y no soy invisible!

por Fátima Rodríguez, autora del blog http://www.hablemosdeenfermeria.blogspot.com


¿La presencia de los enfermeros en la red es la clave para lograr una mayor visibilidad en nuestra profesión?

He querido comenzar mis palabras de reflexión con esta pregunta debido a lo mucho lo que hemos hablado sobre la visibilidad durante los últimos años los autores de blogs enfermeros y los profesionales que hacemos vida en la Web2.0; así como estudiantes y docentes en el amplio mundo virtual que la red representa.

Con nuestra presencia en blogs, redes sociales, revistas de enfermería, es posible que avancemos hacia un mayor reconocimiento de nuestra profesión… pero, ¿en qué medida? ¿Cómo podemos medir el impacto que tienen nuestras acciones en la Web desde un punto de vista cuantitativo? No sólo se trata del impacto que podamos tener sobre la labor de otros profesionales que nos leen, sino también directamente con el enfermo que necesita de nuestros cuidados.

1

(http://www.photl.com/383051.html)

Los nuevos conceptos, la evidencia científica, las reflexiones, la educación continua, es decir, todo de lo que el profesional de enfermería se enriquece en la red debe ser llevado a la práctica del día a día, en nuestra relación con la persona necesitada de cuidados, porque si no nada de esto tendría sentido.

En mi blog hablemosdeenfermeria.blogspot.com intento dar a conocer aspectos relacionados con la enfermería en general, pero específicamente busco conseguir contenido nuestro, venezolano, y siento que nuestra enfermería esta tomando impulso gracias al aumento de la producción de investigaciones para revistas científicas, desarrolladas en nuestro país en el último año.

Muchas veces me he preguntado si es correcto decir que los enfermeros somos invisibles, sólo por el hecho de que a pesar de nuestros grandes esfuerzos en el cuidado del paciente nuestra labor no es lo suficientemente valorada. No de la manera que es valorado el personal médico. Eso ya lo sabemos, a la hora de agradecer todos hablan del médico, nadie habla de la enfermera. Pero a pesar de eso, aún así, no me gusta pensar que soy invisible, porque aunque no reciba aplausos al final de mi labor, los salarios sean bajos, y no tengamos la
suficiente atención, recibir la sonrisa agradecida de un sólo enfermo que sí logro verme y ver mi esfuerzo me basta, ahí es donde sonrío con satisfacción dentro de mí y digo: -¿vieron eso?, ¡¡no soy invisible!!

Se que muchos dirán que la visibilidad es otra cosa, y que abarca muchos otros aspectos, como por ejemplo la lucha de los enfermeros españoles por lograr la prescripción enfermera. Cada lucha de cada enfermería en cada país representa la lucha por el reconocimiento y el avance en nuestra profesión en general, por las cuales seguiremos emprendiendo caminos en los hospitales, de la red y donde corresponda, pero incluso así, aún así, con todo lo que nos falta por emprender, siento que puedo decir:¡Soy enfermera y no soy invisible!

#12visibles12M: Cristina Vicente: una mirada docente.

 

Cuando conocí a Cristina, hace ya un par de años, me pareció el ejemplo de lo que en ámbitos de liderazgo se denomina líder en contraposición del concepto “jefa”. No tiene despacho propio, pese a ser la máxima responsable académica de CEISAL, sino que comparte mesa, conversación y café mañanero con su equipo, sin distinción.

Lleva muchos años en la formación de profesionales, y en la actualidad gestiona la parte académica de un proyecto que, pese a su juventud, aglutina experiencia y ha sabido posicionarse en el ámbito de la formación EIR y de oposiciones en la Comunidad Valenciana.

Cristina nos ofrece esa mirada de docente experta, y nos cuenta cómo ve a los profesionales que se forman en sus aulas, sus ilusiones y sus realidades.

ENFERMERÍA, COMPROMETIDOS CON LA SALUD

por Cristina Vicente, Directora Académica de CEISAL

Afortunadamente no suelo necesitar cuidados médicos a menudo, pero cada vez que he estado en el hospital o en el centro de salud, cada vez sin excepción, he pensado que sin vosotros, los profesionales de la salud, sería muy difícil que todo funcionara con los requisitos mínimos necesarios. Quiero expresar pues, mi agradecimiento a toda la labor que realiza el colectivo de enfermeros y comentaros en este post algunas reflexiones sobre la profesión a las que me lleva, no sólo mi experiencia como como paciente o familiar de paciente sino, sobre todo, el contacto con nuestros profesores y alumnos en Ceisal, profesionales comprometidos con la salud, que cada día se esfuerzan por mejorar y especializarse en un mundo competitivo y no siempre justo en la recompensa del esfuerzo realizado.

Como ciencia de la salud, la Enfermería se dirige hacia el cuidado de las personas, las familias y la comunidad en todas las etapas del ciclo vital y en sus procesos de desarrollo. Esta profesión implica dedicación, compromiso, espíritu de lucha y las ganas de poner sus conocimientos a disposición de todos nosotros para acompañarnos en nuestro autocuidado.

cris

Profesionales con objetivos compartidos que desarrollan su profesión basándola en el bien social y en códigos éticos y normativa que regulan su práctica de forma autónoma.

Pero, ¿qué significa “comprometidos con la salud”? Compromiso como declaración de principios que, como todo en esta vida, hace referencia al cumplimiento de las obligaciones que cada uno nos ponemos con lo que nos proponemos o nos han encomendado. En este caso, los enfermeros estáis comprometidos con la salud, vivís, planificáis y reaccionáis de forma adecuada para conseguir sacar adelante una sociedad saludable.

No hay compromiso sin conocimiento, o dicho de otro modo, no podemos comprometernos con aquello que desconocemos. Por ello, es fundamental seguir trabajando y seguir formándose en una profesión en la que el Longlife Learning es la característica clave: el aprendizaje permanente en todos los niveles y estados de la vida cobra su máxima expresión en las profesiones sanitarias. El aprendizaje para toda la vida es una competencia o actitud básica para el éxito en cualquier profesión pero, en el sector sanitario nos garantiza, además, que los profesionales de la salud tenéis las competencias necesarias que contribuyen directamente al mantenimiento del bienestar de la sociedad durante toda vuestra vida profesional.

Asimismo, es de gran importancia la labor que están realizando todos los profesionales de Enfermería para mejorar la práctica y fomentar el avance de la profesión, algo que desde las aulas los docentes están día a día inculcando a unos alumnos comprometidos con su desarrollo personal y profesional pero, fundamentalmente, comprometidos con la salud

Un compromiso que, en este caso, se define como un contrato no escrito con la sociedad y que desde aquí quiero agradecer una vez más.

#12visibles12M: Carlos, una mirada desde la tecnología.

 

Cuando conocí a Carlos tenía un proyecto realmente innovador. Su asignatura en la Universidad de Salamanca, donde imparte Tecnología a las futuras enfermeras, era diferente a las demás. Sus alumnos tenían que realizar un proyecto de blog en el que contasen sus experiencias durante las prácticas, llevando así a la realidad (virtual) la teoría impartida en clase. Salieron numerosos blogs interesantes con alumnos con buena prosa, y ojalá alguno de ellos perdure en el tiempo. Lo importante es que, lejos de enfocar su asignatura a una vertiente teórica, buscó la fórmula para que sus alumnos tuviesen contacto directo con algunos de quienes estamos en las redes sociales con perfiles profesionales, compartiendo e interactuando como ellos.

¿Qué visión tiene un informático de las nuevas tecnologías en enfermería?¿cómo ve a las nuevas generaciones de enfermeras, llamadas a liderar ese cambio que todos ansiamos? ¿Estarán suficientemente preparadas para afrontarlo?

Las respuestas, en letra de Carlos

Tres años en Enfermería.

por Carlos Iglesias (@ciga0001)

Antes de nada, me gustaría presentarme. Me llamo Carlos Iglesias Alonso y desde el año 2013 al año 2016 he sido profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Salamanca. Y digo he sido, porque éste es mi último curso, ahora lo detallaré más.

Mi profesión real (a jornada completa) es profesor técnico de formación profesional de Informática, puesto que vengo desempeñando desde el año 2007 (y parece que fue ayer). En el 2013, surgió la posibilidad de colaborar con la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia para impartir las asignaturas de Informática y TIC del Grado en Enfermería. Sin embargo, en este 2016, han aparecido otros retos profesionales (por sorpresa) que debo intentar abordar y me impiden poder continuar.

Antes de continuar, quiero agradecer a Isidro y Fernando su buen hacer y que hayan querido contar con un “informático” para contar sus vivencias en el Día Internacional de la Enfermería, 12 de Mayo de 2016.

Aterricé en septiembre de 2013, y lo primero era adaptarme a mi nueva experiencia. Se trataba, desde mi punto de vista, de dejar de lado la informática como tal y adaptarme a las necesidades de los alumnos, haciendo cosas que les puedan servir en su futuro académico y profesional y que les puedan permitir conocer a profesionales de Enfermería antes de finalizar sus estudios (algo que me parece esencial).

carlos2

Por ello, aprendí a desenvolverme en la eSalud y aluciné al observar el trabajo que hacen muchos profesionales de Enfermería en la red: blogs, perfiles en redes sociales, congresos virtuales; se han convertido en una absoluta realidad en la profesión, que la enriquece y aporta gran valor añadido. Considero que la difusión de cuestiones relacionadas con la salud es fundamental, ya que es lo más importante que las personas tenemos. No hay mucho más.

Sencillamente siento admiración por todos esos profesionales de Enfermería que tras realizar su turno de trabajo siguen colaborando en la creación de “la red global de aprendizaje” que existe en la red. Os tengo que dar las gracias. A un informático como yo, le habéis ayudado mucho a conocer vuestra actividad y que las TIC constituyen, ya, una herramienta fundamental de difusión y aprendizaje.

Es verdad que todavía existen muchos profesionales de Enfermería que no utilizan demasiado estas herramientas, pero, dos cosas: los que las utilizáis cubrís su espacio sin duda y las nuevas generaciones, con un poco de asesoramiento, descubren su importancia y se vuelcan, como he podido observar.

Para mí esta experiencia, ha tenido dos dimensiones: personal y profesional, que se han solapado en el tiempo. La profesional, los tres años que he dado de clase, me han servido para conocer el Grado en Enfermería de la Universidad de Salamanca y mi valoración es muy positiva: mantienen el equilibrio perfecto entre clases y prácticas clínicas. Se observa que está hecho por y para los alumnos y eso me parece brillante.

A los profesores de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Salamanca, darle las gracias por lo fácil que le han hecho, a alguien de un perfil muy diferente, sentirse integrado y formando parte de Enfermería. Grandes profesionales, con todas las letras. Gracias. Os recordaré siempre.

Vamos con la dimensión personal. A lo largo de estos años, además de interactuar con los alumnos en las aulas, a veces por cosas muy buenas y otras no tanto, mi “pequeña” familia y yo hemos pasado tres veces por el hospital: embarazo de riesgo, parto e infección respiratoria del peque. A lo largo de estos tres años, en clase descubrí que la motivación de los alumnos en Enfermería es evidente, se les nota el interés por las personas, su dimensión humana es impresionante. Pero, el hecho de haber estado tres veces en el hospital y poder observarlos allí me ha servido para darme cuenta de una cosa: los profesionales de Enfermería que se vayan jubilando, pueden estar tranquilos, los profesionales que vienen son brillantes, conocen el significado de cuidar a alguien y de acompañarlo en el proceso de estancia en el hospital, principalmente, cuando las cosas parece que no van bien.

A mis alumnos de estos años (2013-2016), deciros que os he aportado y ayudado todo lo que he podido y que muchas gracias por cuidarme cuando lo he necesitado.

Por último, como he oído muchas veces a mis alumnos, ía, ía, ía, arriba Enfermería.

Gracias a todos por estos tres años.

#12Visibles12M: Marta, la mirada de una poeta.

Marta es el futuro. En un par de años el presente.

Estudiante de tercero de Enfermeria en Madrid, casi puedes saber el humor que tiene ese día según su pelo esconda en mayor o menor medida su rostro en la foto de Instagram. Tiene ese afán inconformista que la hace vivir en un estado de excitación permanente, de hipersensibilidad tanto para lo bueno como para lo malo. Y como buena nativa digital, las redes sociales son un vehículo tan válido como cualquier otro para expresar lo que siente. Sin cortapisas. Sin pensar si es o no políticamente correcta. Desde su invulnerabilidad moral.

Ella aun no lo sabe, pero esa personalidad arrolladora es la que necesita la enfermería que viene, la que tomará nuestro relevo, la que hará evolucionar la profesión, con líderes renovados e inconformistas, que protesten contra lo que les parece injusto, que rompan el status quo en el que se han acomodado algunos.

Captura2

Le invité a participar de un modo diferente en este proyecto, con aquello que se mete en su alma, apacigua su corazón y despierta su pluma. Le pedí que explicara sus experiencias haciendo bailar sus sentimientos ante otros enfermeros, como tú y como yo.

Le pedí que escribiera poesía.

 

 

Con V de valentía

por Marta González (@littlegoldowl)

He caminado sola entre los pasillos eternos de este cementerio de ilusiones y miedos.

He caminado en el silencio de una máquina apagándose, en el silencio de una vida marchándose que deja tras de sí un charco de dolor.

He caminado entre los cables y las bombonas, entre las drogas que nos atan.

He visto a la muerte, la he mirado directamente a los ojos de quien la espera y he escuchado los gritos que calla retumbando en su caja torácica, temiendo salir por miedo a un “sí”.

He atado de pies y manos a la libertad y me he sentido verdugo de los límites de lo humano cada vez que he oído gritar y me ha comido la impotencia.

He sido el espectador más privilegiado de la vida humana, de las idas y venidas.

Llevo en los bolsillos las lágrimas de quienes entran sin saber por dónde, cómo ni cuando saldrán.

O ni siquiera si lo harán.

He sostenido vidas de cuatro días entre mis dedos, y escuchado historias de quienes llevan más de cien años pisando este mundo.

He palpado la piel enferma y he abrazado manos que, sin conocerme de nada, me pedían que no las soltase.

He vivido con todos y cada uno de ellos el temor y la incertidumbre, y he acompañado en el sufrimiento ajeno hasta sentirlo mío, hasta dejar que penetrase en mis entrañas y se adueñase de mi cuerpo.

He temido no ser suficiente, no tener palabras o no abrigar con suficiente fuerza. Y el pánico que me recorre cada vez que me enfrento a algo nuevo me ha paralizado hasta dejarme muda.

Pero sigo. Y no por mí, ni por vencer mis miedos. Sino por ellos.

Sigo por cada una de las personas, sigo por sus sonrisas y su agradecimiento, por cada palabra, cada gesto y cada abrazo.

Sigo porque el terror que me infunde este mundo tan enorme no es nada comparado con la satisfacción de sentir que cuidas, atiendes, y sujetas vidas entre tus manos.

Sigo porque estoy haciendo de la entrega a los demás no solo mi profesión sino mi forma de vida. Sigo, porque el mundo es de los que luchan por sus sueños.

Y vocación, se escribe con v de valentía.

 

 

#12Visibles12M:Pablo: el movimiento se demuestra andando.

Pablo es uno de esos enfermeros que es incapaz de estarse estático, sin moverse… Bien sea corriendo con guarachas por la montaña, bien realizando un curso de ventilación mecánica, bien dando clase de críticos a otros profesionales. En realidad, creo que no podría hacer otra cosa, la inactividad no va con él.

Su irrupción en redes sociales y su implicación en aquello que considera justo mantiene esa misma actividad, con la pizca de humor irreverente que utiliza en su vida analógica. Exactamente igual. “Sé el tipo de enfermera con la que te gustaría trabajar” dijo una vez. Brillante. Es un placer trabajar con gente positiva, lo mismo que leer su experiencia y su visión de la enfermería.

Hoy nos realiza una fotografía de cómo nos vemos en el espejo. Acertadas palabras de un buen compañero. De un buen amigo.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad

Por Pablo Sánchez  (@PauMatalap)

 

21:00h de un día cualquiera en casa de una enfermera cualquiera…

Después de su dura jornada laboral (hoy ha habido suerte e iba de mañanas), nuestra enfermera ha ido a recoger a sus hijos al cole, los ha llevado a natación y a repaso de inglés. Ya por fin en casa, ahora toca ayudar con los deberes del día siguiente y preparar la cena. Tras la cena, un ratito de televisión y todo el mundo a dormir. Bueno, todo el mundo no, nuestra enfermera enciende el portátil y pasa un buen rato mirando las novedades que hay en Twitter, en Facebook, alguna entrada interesante en algún blog y se ha descargado un par de artículos que le han parecido interesantes (ya los leerá cuando tenga un hueco). Todo esto lo ha hecho para poder mejorar la calidad de sus cuidados y a base de robarle horas a Morfeo, mañana ya tirará a base de cafés en la salita de la unidad, pero ahora lo que toca es aprovechar esa magnífica herramienta que son las Redes Sociales (RRSS).

Las RRSS son capaces de hacerte sentir cerca de los que están lejos y alejarte de las personas que tienes alrededor. Es un arma potente debido a la inmediatez y a la velocidad con la que puedes obtener y  compartir cualquier tipo de información, aunque como todas las armas , si no se emplean correctamente, seguro que ocurre algún accidente y alguien puede salir herido.

 

La enfermería es una ciencia “viva” que, al igual que la sociedad actual, avanza a un ritmo vertiginoso, sobre todo debido al gran auge en estos últimos años de internet y las RRSS. A los 5 minutos de publicarse el último artículo de una revista de Massachusets ya lo tenemos disponible en la pantalla de nuestra Tablet. A los 10 minutos ya hay varios blogs que se han hecho eco de la noticia y han publicado una entrada con su punto de vista particular, en 15 minutos ya hemos difundido la noticia entre nuestras redes sociales. Con todo esto lo que se consigue es una mejora en los cuidados que realizamos en nuestro día a día, por lo que es cierta la afirmación que dice que una enfermera que está en las RRSS es una enfermera que cuida.

 

Las RRSS también las aprovechamos para hacer visible nuestro trabajo (#EnfermeríaVisible), ponernos en contacto con los pacientes (#FFPaciente),  para apoyarnos y luchar contra las injusticias (#YaNoMax), para evitar errores a la hora de administrar medicamentos (#StopErroresMed), para mejorar la seguridad de nuestros pacientes (#SegPac) y un sinfín de cosas más.

 Aunque todavía somos pocas las enfermeras que empleamos las RRSS como herramienta para nuestro trabajo diario, cada día somos más y el número crece exponencialmente al unirse las nuevas generaciones que ya han nacido con una tableta bajo el brazo. Nuevas generaciones que serán las encargadas de relevarnos en hacer que nuestra profesión avance, crezca y  sea reconocida.

13103264_1039965292705456_9141373956091235823_n

 El futuro de la enfermería pasa indefectiblemente por el uso de las nuevas tecnologías por lo que no podemos darles la espalda. Si Florence Nightingale utilizaba su candil para realizar su trabajo, a nosotras no nos queda más remedio que usar nuestras tabletas, móviles, ordenadores y conexiones wi-fi para realizar el nuestro; siempre buscando una meta en común, el mejor cuidado posible.

 Francis Bacon decía que “La información es poder” aunque como dijo el tío de Spiderman “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. En internet hay muchísima información,  y es nuestra responsabilidad saber cuál de esta información es “información de calidad”. Debemos saber discernir entre la información con evidencia científica y la información cargada de creencias populares, pseudociencias, ocultismo y otras “magufadas” de la que está plagada la red.

 Hay enfermeras que tienen el poder de investigar, otras tienen el poder de la docencia, otras tienen el poder asistencial y todas tienen el superpoder de compaginar todo esto con su vida personal. Todas las enfermeras unimos nuestros poderes, como si de la liga de la justicia se tratara, con un fin común, el cuidado de las personas.

 Las RRSS tienen una inmensa cantidad de información y si la información es poder, tenemos un gran poder, así que ha llegado la hora de usarlo, siempre con una gran responsabilidad, para mejorar nuestra profesión.

 

 

Pablo Sánchez Ballesteros

@PauMatalap

#12visibles12M: Gabi Heras, la mirada amiga.

 

 

A estas alturas es difícil encontrar a algún profesional que esté trabajando en UCI que desconozca quién es Gabi y la revolución que ha supuesto el proyecto Humaniza los Cuidados Intensivos. Su virtud (una de ellas, además de ser seguidor del Atlético de Madrid y amante de la música de Extremoduro) es la capacidad de rodearse de un magnífico grupo de profesionales que han hecho más grande ese proyecto.

Este Médico Intensivista un día pensó que en un mundo tan tecnificado como una Unidad de Críticos necesitaba más dosis de humanidad.

Cuando le pedí que me escribiera unas letras para el día de la enfermería, en cuestión de minutos tenía unas letras escritas con el corazón, como mejor se escribe, de reconocimiento y admiración a la profesión de un amigo al que admiro y aprecio a partes iguales.

La mirada de un compañero médico, que no te dejará indiferente.

Aves del Paraíso

por Gabi Heras, autor del blog http://www.proyectohuci.com

 

Un médico escribiendo sobre enfermeras, gracias a la invitación de dos buenos amigos que ni siquiera aún pude conocer en persona. Pero es cuestión de tiempo.

Hay cosas que no es necesario decir, pero en otras muchas ocasiones es necesario gritar en alto lo obvio, por las dudas. Y esta es una de esas ocasiones.

Como podréis entender, tras más 15 años de relación estrecha, he vivido miles de historias y enseñanzas. Muchísimas relaciones y personas pasaron por todo este tiempo, que quizás puedan resumirse en la sensación de gratitud y admiración que guían estas líneas.

La eterna pregunta sobre el cuidado y la curación, y la incansable lucha personal por no elegir, porque yo lo quiero todo. Esa lucha de clases impuesta que no tiene ningún sentido, pero que perpetuamos de forma enfermiza.

rcp-torrejc3b3n

Nuestra formación nos lleva a entrar en contacto más tarde de lo debido, cosa que nunca entenderé y que en algún momento también cambiaremos. Es allí, donde empieza todo, al lado de la persona que sufre. Y es allí donde siempre hay una enfermera. No hay nadie más.

En esa distancia corta y tan incómoda donde es tan difícil estar.

Allí estás tú, acompañando en silencio y llenando ese espacio con tu presencia. Incluso a veces sin ser consciente, enseñando cómo hay que hacer las cosas. Sin filigranas, simplemente haciendo un trabajo imposible para todos y guiado por el amor a los demás.

Casi nada.

Y la gente ve dioses donde no los hay, en vez de apreciar esas aves del paraíso. Incluso tú tampoco te ves, y eso tienes que cambiarlo compañera.

Es hora de decirlo, de devolverte aquello que nunca fue nuestro. Porque todos sabemos que sois imprescindibles.

Porque no podemos vivir sin tu presencia, tus silencios, tus manos, tu humildad, tu sensatez, tu paciencia, tu sonrisa, aquellas palabras que curan. Ahora que tus diplomas te acreditan en el mundo académico, ese basado en la evidencia, te agradezco lo que me enseñaste cada día y que nadie registró: un máster en relaciones humanas basadas en la entrega y el amor, del que apenas empiezo a ser aprendiz.

 

Gracias a todos y cada uno de mis compañeros de viaje.

 

#12visibles12M 12 de mayo, una mirada a la enfermería

 

El Próximo día 12 de Mayo, se conmemora el día internacional de la Enfermería. Serán muchos los actos que se lleven a cabo en el mundo y seguramente se moverá también en las redes sociales. El año pasado, desde  Nuestraenfermeria.es se lanzó una de esas iniciativas, con el hastag #12visibles12M y el lema “enfermería a través de las redes

Este año retomamos la iniciativa, que consistía en la publicación de 12 posts en 12h emulando la iniciativa #24h24p de la FactoríaCuidando, aunque lo haremos de una manera especial, con una colaboración entre blogs y blogueros, ya que esta vez los posts de los 12 visibles se publicarán en entre dos blogs, Nuestraenfermeria.es y Elenfermerodelpendiente.com, 6 en cada uno de ellos, de manera alterna, y esta vez con el lema #12visibles12M “12 de mayo, una mirada a la enfermería” y una insignia creada para la ocasión por la magnífica @mlalanda, ilustre ilustradora, bloguera, tuitera y reciente creadora creadora de http://www.concienciamedica.com. Insignia que refleja “La idea de devolver a la enfermería su protagonismo utilizando simbología de cine”

12 VISIBLES 12

Te explicamos, durante los últimos tiempos se habla de la #enfermeríavisible en las redes. Una de las ideas que defendemos es que “una enfermera que está presente en las redes es una enfermera que cuida, y además lo hace de una manera visible, de cara al mundo, y en la mayoría de casos de forma altruista, invirtiendo mucho de “su” tiempo personal. A pesar de esto, nos damos cuenta que en las redes siempre están los mismos,  hay voces difíciles de escuchar y la tuya nos importa y mucho.

Tenemos mucho interés en conocer la visión que tenéis de la enfermería los propios enfermeros y enfermeras, estudiantes, y también los profesionales que están en contacto con nosotros de un modo u otro, en el día a día.

Pues bien, queremos invitarte a participar de la iniciativa el día 12 de mayo, dónde intentaremos repetir el exitoso  #12visibles12M de 2015 en Nuestraenfermeria.es , publicando 12 posts en doce horas, en esta ocasión 6 posts en cada uno de los blogs, bajo el hastag #12visibles12M y dónde nos gustaría que explicaras al mundo cómo ves a la enfermería desde tu relación con ella, qué aportas a la enfermería, qué valor crees que tiene esto y cómo haces así visible a la enfermería a través de la red, cuáles son tus objetivos o tus teorías sobre hacia dónde se encamina la profesión, sus puntos fuertes y sus puntos de mejora.

Esperamos que te sumes, utiliza tus propios medios y el hastag #12visibles12M.

Si utilizas Facebook, Twitter, puedes difundir la iniciativa mediante el hastag, participar debatiendo y comentando los posts que vayan apareciendo, o difundiendo el cartel/logo que te dejamos aquí.

De la misma manera que hacían desde la FactoriaCuidando, también si tienes un blog y quieres participar, puedes, por supuesto. Escribe un post relacionado con el tema #12visibles12M “12 de mayo, una mirada a la enfermería”, y publícalo

en tu blog el día 12 de Mayo con el hastag #12visibles12M y envíanos un mail a nuestraenfermeria@gmail.com, para poder recoger todos los blogs que hablaran sobre ese día en una entrada resumen.

Esperamos tu respuesta, otros 12 ya han aceptado la invitación, y tú, ¿te atreves?

elenfermerodelpendiente

@uciero

A %d blogueros les gusta esto: