Tag Archive | opinion

Nosocomiales vs material desechable en UCI.

Hola de nuevo ucieros

hoy comparto con vosotros una reflexión sobre un documento de la marca comercial Draeger que suministra material en Centros sanitarios, tales como respiradores y sistemas de monitorización entre otros.

En su página de inicio en español aporta un artículo en el que facilita unos datos escalofriantes: en Alemania entre 400.000 y 600.000 pacientes sufren anualmente infecciones nosocomiales, de los cuales fallecen por esta causa de 10 a 15000. Lo grave es que, según sus estudios, entre un 20 a un 30% de estas muertes podrían haberse evitado con medidas de higiene.

drager1

Además, indica que “Entre un cuarto y un tercio de las camas en la unidad de cuidados intensivos están ocupadas por estos pacientes”, afirma este estudio.

Plantea varias cuestiones relativas a prevención, algunas conocidas por nosotros y aplicadas mayoritariamente en los Centros Sanitarios españoles, como el lavado de manos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Resulta especialmente interesante la propuesta que realiza Draeger, que consiste en facilitar material desechable como tensiómetros, cables de monitorización electrocardiográfica, pulsioxímetros y cables de temperatura.

Evidentemente se asume que tiene un coste más elevado que limpiar y/o esterilizar los utilizados por otros pacientes, pero la casa comercial baraja cifras sorprendentes:

“Research at the University of Wisconsin Hospital & Clinics, Madison, has shown that 77% of the reusable ECG cables being attached to patients in the intensive care unit are contaminated with at least one antibiotic-resistant pathogen – even after cleaning.”

drager1111

Por ello debemos plantearnos si estamos realizando bien las limpiezas de los elementos reutilizables y si compensa o no sustituirlos por desechables…

Yo tengo mis dudas. ¿y tú?

elenfermerodelpendiente

@uciero

Nota importante: el blog y su autor no tiene ninguna relación comercial o contraprestación con la casa Draeguer. Referenciar su artículo, datos y alternativas tiene como única intención compartir información y generar debate sobre dónde estamos fallando en garantizar la seguridad del paciente y cuáles pueden ser las soluciones, sin que éstas pasen por adquirir sus productos.

Anuncios

Episodio II: ¿quién está de residente de guardia?

Gracias.

Es lo que uno piensa cuando alguien reconoce tu trabajo, y además lo hace públicamente. El post que escribió Natalia (@Natti_DC) para este blog ha sido leído por más de 50.000 personas, muchas de ellas médicos que lo compartieron con sus compañeras enfermeras para mostrar su propio reconocimiento.

Hace algunos días participé en un taller donde entre otros ejercicios, aprendimos la importancia de agradecer aquellas pequeñas cosas positivas que nos suceden cada día y a las personas que las provocan. Nos dimos cuenta de la gran cantidad de oportunidades que perdemos de dar las gracias.

gracias_multilingue

Fuente imagen: caballerotrueno.wordpress.com

Cuando propuse a una enfermera de la Unidad de Intensivos del Hospital Infanta Cristina  (el mismo donde trabaja Natalia como R3) un post que mostrara el otro lado de esa realidad, la de la Enfermería que recibe, cuida y hace crecer a los residentes, la respuesta estaba redactada casi al instante. Porque lo plasmado en estas líneas no hay que inventarlo, ni imaginarlo, ni adornarlo con palabras vacías. Sale de muy dentro, y se expresa con naturalidad.

Todos recordamos aquellos residentes inseguros, de manos temblorosas al coger una vía central sabiéndose observados por ojos más expertos, y cómo un susurrado “tranquila, vas muy bien” hacia que su expresión se relajase y sus manos se afianzaran.

Porque al final (y al principio) es el equipo lo que cuenta, lo que realmente importa junto con el paciente y su familia, porque cada uno de nosotros aporta valor al conjunto, y es justo reconocerlo.

Y también es justo agradecer a quien lo hace.

¿QUIÉN ESTÁ DE RESIDENTE?

Por una Enfermera del Hospital Infanta Cristina (Badajoz) cuidadohumanizadoenenfermeria

 

Es casi la primera pregunta que hacemos al llegar, el primer contacto del busca, recordar que número de guantes usaremos ese día, la diferencia entre un buen y mal turno? o una costumbre… Hace poco leí en un post, una reflexión de una de nuestras residentes haciendo referencia a nuestro personal, al personal de enfermería. Solía pensar que en el día a día de cualquier interno, aparte de soportar las sesiones clínicas, las visitas detrás de los adjuntos, las pocas horas que os quedan libres preparando alguna publicación quizá para ganar puntos nadie perdería tiempo en ese tipo de reflexiones.

Me equivoqué.

Somos el mismo escenario de fondo, con nuevos actores cada año. Llegáis con esperanzas supongo, con ansias de participar, de ser los mejores. Aparecéis con vuestra mejor sonrisa, las batas recién planchadas, las libretas sin empezar y un fonendoscopio seguramente a juego con algún otro accesorio. A mí me recordaba siempre a una infección… cuando quieres darte cuenta, hay otra persona que no conoces dándote órdenes y a la que tienes que acostumbrarte los siguientes cinco años. Yo solía poneros números (risa), es poco habitual que alguien se presente.

Hace nada cogíais apuntes en la facultad . Aprendéis muchos detalles para tratar a los pacientes, aprendéis que la práctica conduce a la perfección, que las emociones perturban y seguramente hasta tengáis anotado a pie de página que para ser un buen sanitario hay que pensar como sanitario…tragarse las emociones y entrar en un espacio estéril haciendo simple el procedimiento…”canalizar, suturar, cerrar”…, que la clave de la supervivencia cuando eres residente está en “negar”, negar el cansancio, negar que tenéis miedo, ser los preferidos, negar que deseáis el éxito…que en teoría, cuanto mejor se te dé ser neutral, y sólo clínico, más difícil sera cambiar el chip, dejar de pensar como sanitario y recordar lo que se siente cuando piensas como un ser humano.

Pero durante cinco años vosotros sois los médicos, como esos de los que aprendíais. Los mejores y tal vez los peores de vuestra vida profesional, cinco años donde sobrepasaréis vuestros límites. Algunos os marcharéis buscando una especialidad más fácil, otros sucumbiréis a la presión. Unos pocos permaneceréis. Cinco años con todas y cada una de sus horas, en las que os hemos visto pletóricos y también derrumbados… en los que las arrugas cubrirán vuestras batas y dejaréis por cualquier sitio las chuletas (las guardamos), en las que os habéis aprendido nuestros nombres, nuestros rincones “secretos”, nuestras horas del café… y hasta la paciencia para saber que tampoco, a veces, es nuestro mejor día. Cinco años donde os hemos consolado, o animado cuando una situación se ha puesto complicada, donde os hemos visto llorar, o celebrar y donde también nos habéis animado o consolado a nosotros.

todosaunaequiponinos

foto: mikinder.blogspot.com

Siempre se dice que la enfermería permanece a pie de cama las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año, y que hay que tenernos en cuenta… Si me concedo un segundo… creo que es justo hablar de la misma forma del personal residente, porque aunque algunos pasen sin pena ni gloria, otros, sin duda, crean precedentes, hacen mejores nuestros turnos y dejan de ser números para convertirse en parte de nosotros mismos, en parte inolvidable de ese lugar donde pasamos tanto tiempo. Un lugar estresante donde todo se magnifica, donde hay que actuar deprisa, donde cada mano es necesaria y en el que no hay otra manera de sobrevivir… si no es cuidar… y cuidarnos.

No puedo más que agradecer lo aprendido de mis residentes, el apoyo que de la misma forma de ellos he recibido algunas veces, animarles a que continúen a pesar de las dificultades, a que escuchen aunque les toque la enfermera de toda la vida y enterada de turno, es posible que sí lo sepa, aunque sólo sea enfermera, y es posible que confiemos más de lo que creéis, aunque sólo seáis residentes.

Es sobrecogedor y gratificante a la vez que nuestra labor deje de ser invisible y sea mostrada al público con tanto cariño desde el otro lado, que llevéis en vuestras libretas anotados nuestros consejos, de la misma forma que a algunos de vosotros echaremos de menos…tanto…

Quisiera imaginar que con mis palabras, sin dar nombres , ni siquiera el mío, se muestre también en público, que vuestros cinco años, son y serán siempre parte de la unidad, de nuestras vidas, y de esa otra pequeña familia que por suerte, encontramos en un hospital.

Gracias de corazón.

Gracias a Paco, a Eva, a Patricia, a Javi y a Manuel por romper diariamente las barreras de los estamentos. En nuestra UCI no existen.

criticos

Gracias a Sonia, Maria, David, Judith, Ana, Lala, Vanessa, Olga, Sara y Susana por estar siempre ahí, por ayudarnos a ser un poco mejores con vuestro trabajo infatigable, y enseñarnos también, parafraseando a Natalia, que a veces los héroes no llevan bata.

elenfermerodelpendiente

@uciero

#Enfermeria en RRSS: Comparte, Construye, Colabora y Respeta (Opinión)

“Un día sin reir es un día perdido”. Así habló Charles Chaplin, quien por otro lado, y según las crónicas de la época, no era excesivamente divertido en su vida privada.

Aun así, es un lema que yo personalmente me tomo muy en serio.

La ironía y el humor están presentes en mi vida y en mi trabajo como enfermero de críticos, aunque ciertamente en mi servicio compito en desventaja con superdotados del humor y la risa, como Pablo (@paumatalap) y Ana Belen (@anitagg84), pero entre todos creamos un buen ambiente de trabajo. El humor está presente en mi vida familiar, con mis amigos y también en mi plano docente.

Así pues, ¿cómo va a estar ausente el humor en mi cuenta de Twitter? ¿Acaso no soy la misma persona? Como decía Ortega y Gasset , magníficamente referenciado ayer por Arturo Barrientos (@arturomgcd ), “yo soy yo con cosas” y una de esas cosas es el humor. Soy fiel defensor del humor bien entendido, que se ríe de uno mismo, de la realidad enfermeril que vivimos todos los días…. El tan manido reír con y no reír de

Muchos ejemplos hay en nuestro querido Twiterland sanitario de absolutos paradigmas del humor enfermeril, capitaneados indiscutiblemente por Enfermera Saturada (@EnfrmraSaturada), éxito editorial y Twitera de cabecera de quien quiera reir (se) de nuestra en ocasiones crudísima realidad. 50.000 Followers en Twitter y quinta edición de su libro “La vida es suero” con el humor como bandera son sus credenciales (y mi argumento) para afirmar que el humor y la enfermería pueden ir de la mano, y combinarlas con acierto es sinónimo de convertirte en el primer influencer enfermero en España (Fuente: http://www.klout.com)

Debate genera también la importancia de los influencers en el conjunto de la enfermería… Las listas de popularidad e interacción (sería un resumen muy básico del anglicismo influencer) están de moda, pero su importancia es relativa, como ya señalan muchos analistas del mundo tuitero. Al menos, a la hora de generar corrientes de opinión y crear conocimiento colaborativo. Aun así, la ultima lista publicada por klout con los 10 influencers enfermeros más importantes no está alejada, al menos para mi, de la realidad; pese a ello hay muchos enfermeros en twitter (y en otros foros) con opiniones y propuestas que son merecedoras de ser escuchadas y debatidas por el colectivo. Al menos desde mi punto de vista.

Y en estas nos encontramos, debatiendo los límites del humor en cuentas de enfermeras. ¿Separar cuenta profesional y cuenta personal? No gracias. “Yo soy yo con cosas” , y esas cosas son mi familia, mi trabajo, mis preocupaciones, mis amigos, mis compañeros y… un toque de humor. Mi perfil en Twitter @uciero interactúa y socializa fundamentalmente con compañeros enfermeros y enfermeras, y hacerlo en ocasiones utilizando una pizca de humor no resta un ápice al rigor del contenido del blog www.elenfermerodelpendiente.com , que enlaza con este perfil de twitter y que administro con mano de hierro (el único redactor –yo- es un poco díscolo).

Ahora bien, ¿es el humor un lastre para contenidos científicos serios? No lo creo.

¿Si tienes una cuenta con un toque de humor, todo el contenido que publicas pasa a ser absolutamente rechazable por falta de seriedad? En absoluto.

¿Cómo es la #enfermeríavisible que queremos? ciertamente no sé muy bien qué decir. Me parece imprescindible un debate, pero integrador, no excluyente. Esto no significa que tengamos que estar todos de acuerdo (“mil caps, mil barrets”-mil cabezas, mil sombreros- dicen por aquí), faltaría más, pero la presencia de todos y todas es importante y necesaria, cada uno con su “yo con cosas”. Las guerras intestinas debilitan, y generan esfuerzos baldíos que nada positivo aportan a nuestra imagen y por ende, a nuestro futuro.

Y aquellas enfermeras y enfermeros que utilizan el humor como base para su proyección en Redes Sociales son tan respetables como el que más, y tan enfermero como nuestra Florence. ¿no te gusta su tono o su sentido del humor? Fácil, no sigas esa cuenta. Pero merece tanto respeto como Martha Rogers. Como las dos Martha Rogers.

Los talibanismos profesionales están injustificados en una red social que como bien dice Azucena Santillan (@ebevidencia) en su video “por qué me metí en este embolao de las redes sociales” tiene como premisas fundamentales COMPARTE, CONSTRUYE, COLABORA Y RESPETA.

¿Queremos respeto y reconocimiento de la sociedad? Empecemos por respetarnos entre nosotros.

Y un poco de humor, que falta nos hace…

Y tú.. ¿Ya has reído hoy?

Elenfermerodelpendiente

@uciero

#ucierosviajeros : Enfermeros en Alemania

Hola a todos ucieros:

Hace algún tiempo me rondaba por la cabeza crear un espacio en el blog para reflejar las sensaciones de los compañeros y compañeras ucieros que han tenido que emigrar fuera de España para desarrollar su actividad en unidades de críticos con la dificultad añadida del idioma y las diferentes responsabilidades profesionales y laborales.

Mi hermana pequeña Natalia tiene mucho que ver en esta iniciativa. Con 22 años se marchó a Stuttgart (Alemania) para finalizar sus estudios de Ingeniería, y allí que se quedó, alejada de sus amigos, sobrinos, hermanos y padres. Berlín ha sido su hogar en estos últimos ocho años, y pese a estar integrada social y laboralmente, no puede negarse que el vacío que produce estar alejado de los tuyos difícilmente se cubre con un buen salario. Se mitiga, pero no se cubre.

Crear este espacio en mi blog es mi pequeño homenaje a todos aquellos enfermeros (y resto de profesionales ) que tuvieron que emigrar porque nuestra Administración y empresas privadas consideraron que no había espacio para ellos en nuestro mercado laboral, y en Europa son recibidos con los brazos abiertos por su elevada formación.

Este es el caso de Jose Jaime Jareño, Enfermero uciero en Alemania, que estrena brillantemente este espacio en mi blog y cuyas vivencias compartidas invito a que leáis y comentéis.

FB_IMG_1427308571241

Este es su relato.

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre ya ni me acuerdo… Ahí comienza la historia de un chico que acabaría convirtiéndose en lo que a día de hoy soy yo. No muy distinto a cualquier otro. Con 18 años abandoné el nido para estudiar la que yo considero una de las profesiones mas bonitas que existen… ENFERMERIA.

2009, aunque ya iba flojeando, aún era época de vacas gordas para los que, como yo, teníamos la carrera recién acabada y buscábamos deseosos la oportunidad de pillar un contratillo que nos hiciese acumular puntos para progresar en ese maravilloso mundo de las bolsas de trabajo. Veranos, navidades, Semana Santa… No era gran cosa pero ayudaba. Medicina interna, Neurología, Neumología, Urgencias, Quirófano, Geriatría, Rayos, Atención Primaria, UCI… Poco a poco me conocí el hospital como la palma de mi mano y entonces el teléfono dejo de sonar. La crisis había llegado de lleno a la sanidad pública. Aún así no desesperé. Aún quedaba la privada… Residencias, mutuas, laboratorios, o lo que para mí fue lo mismo, excesos de trabajo, impago de nóminas, trabajos sin declarar por sueldos ínfimos.

2013. Cansado de ser esclavo por 4 duros, hice mis maletas y me vine a Alemania. Por qué Alemania? Sinceramente yo también me lo pregunto. Después de 3 meses estudiando alemán en España, aterricé en el aeropuerto de Frankfurt. Mi intermediaria, una simpática alemana con un perfecto castellano de Costa Rica, que nos prometió mil ayudas y de la que apenas volvimos a saber nada. Aun así, le estoy muy agradecido por dos cosas: por la oportunidad de venir con un trabajo estable y por haber pasado después olímpicamente de nosotros ya que eso me hizo espabilar más rápido que si me lo hubiese dado todo resuelto. Por lo demás, y en contra de lo padecido por otros compañeros con otras intermediarias, la verdad es que tuve mucha suerte. Como en caso todos los casos, me facilitaron el curso del idioma. También tenía la típica cláusula de permanencia aunque no era para nada tan abusiva como en otros casos. Al poco tiempo, la empresa para la que trabajaba decidió contratarme directamente. También me pretendían hacer firmar una cláusula bastante abusiva pero, como yo no consideraba que ellos hubiesen tenido que invertir ese dinero en mí, me negué y presioné de manera que cedieron y llegamos a un acuerdo más que razonable.

mainz

Mi primer trabajo fue en una residencia para ancianos con demencia. Todo un sueño… Si ya me costaba entender lo que me decían, imaginad si a eso le sumas que lo que te dicen no tiene lógica. El trabajo, nada que ver con lo que hacemos en España. Es cierto eso que dicen que aquí se limpian culos, pero a eso le sumas también las tareas comunes de preparar medicación, vendajes y curas, atender las urgencias dentro de lo que aquí se permite… La verdad es que es un trabajo muy duro aunque también muy satisfactorio. Con el tiempo se crean muy buenas relaciones con los abuelitos y hasta los echo de menos hoy día.
Lo mejor y lo peor, los compañeros. Sin ellos, no sería lo que soy ni habría logrado lo que tengo. Algunos no me pusieron las cosas fáciles porque sabían que eso me haría coger confianza en mi mismo y perderle el miedo al idioma. Otros, mejor no hablar de ellos. Solo decir, que parece mentira que la fama de vagos sea de los españoles… En cualquier caso y a pesar de todo, creo que elpezar allí es lo mejor que me puede haber pasado. No era un trabajo de ensueño pero con el nivel de idioma que tenía cuando llegué, no creo que hubiese aguantado la presión de trabajar en un hospital con la responsabilidad que conlleva y sin enterarme de nada.

Mi última parada, la UCI. Jamás pensé que tras un año y medio de andadura alemana, me iba a ver trabajando en una UCI. Un sueño hecho realidad. El trabajo es prácticamente el mismo que en una UCI española con la salvedad de que las agujas son sólo cosa de médicos. A veces es frustrante ver como acribillan a pinchazos a un pobre paciente… Dan ganas de empujarlos y decirles: quita anda, que ya lo hago yo! No llevo aún demasiado tiempo pero estoy más que contento. Una de las cosas que más me gustan es la acogida a los nuevos trabajadores. El primer mes te colocan siempre con una persona que te enseña todo. A veces tengo días en los que me siento como en las prácticas, detrás de una enfermera que te dice lo que hacer y te explica con esmero cosas como qué es una cánula Guedel y para qué sirve. Incluso me han hecho rotar por Hemodinámica para ver el trabajo que hacen, ya que la mayoría de los pacientes pasan después por la UCI para recuperarse. Y tienen también algo curioso: antes de acabar ese primer mes, necesitas unos certificados que confirmen que sabes utilizar los aparatos como el monitor, los respiradores y hasta el termómetro y la cama. La verdad es que son cuadriculados estos alemanes.

1406726984_Unimedizin3.jpg.22458544
En cuanto a la vida diaria, la verdad es que no hay gran diferencia. Salvo la vivienda. Jamás he vivido mayor odisea que encontrar casa aquí. Los propietarios organizan una especie de visitas grupales. Llegas y te encuentras a otras diez personas y todos a la vez os ponéis a ver la casa empujandoos para entrar por las puertas. Si te gusta, rellenas una especie de formulario donde les falta preguntar si estás circuncidado y luego ellos deciden y ya si eso te llaman… Eso sí, olvídate de los pisos amueblados, que por no tener, no tienen ni las lámparas. Y date por satisfecho si tiene cocina y grifos…

En fin, a pesar de todo, mi balance es positivo. A lo largo de este tiempo me he arrepentido muchas veces pero me he alegrado aún más de haber tomado la decisión de venir. Creo que la experiencia me aportará mucho en lo personal y también en lo profesional. Aunque, claro está, como en España, en ningún lado.”

Jose Jaime Jareño, Enfermero uciero en Alemania

@joseantoniojota

jaimejare@hotmail.com

Ojalá consigamos recuperar entre todos tanto talento expatriado, como Jose Jaime. Como mi hermana Natalia. Ojalá os podamos abrazar cuando nos plazca y podáis ver crecer a vuestros sobrinos.

Ojalá por fin alguien se de cuenta que un país que exporta sus trabajadores más cualificados difícilmente puede sentirse satisfecho. Al menos, no debería.

Gracias Jose Jaime.

elenfermerodelpendiente

@uciero

PD: Si trabajas en una UCI fuera de España y quieres contarnos tu experiencia en #ucierosviajeros escríbeme un email a isidromanrique@gmail.com

Qué pide la enfermería valenciana al futuro gobierno autonómico (sea el que sea)

Hola de nuevo ucieros

Recientemente publicaba un post referente a algunos aspectos que consideraba necesarios para mejorar las condiciones de la enfermería en su conjunto, y la dirigía a quien parece tiene la llave de muchos de los gobiernos autonómicos del país, Pablo Iglesias (PODEMOS)

Recientemente también, se publicaba un documento por parte del CECOVA (Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana) donde se recogen de manera más exhaustiva las demandas laborales y profesionales de la profesión, documento que comparto con vosotros.

cecova1

Algunas propuestas son demandas históricas y recurrentes que enfermería ha demandado y nunca han sido atendidas. Ojalá esto cambie en un futuro próximo.

Estas son las peticiones en el ámbito laboral.

 A.- Aprobar una Oferta Pública de Empleo (OPE) de la Conselleria de Sanitat con un número considerable de plazas de Enfermeros/as.

B.- Convocar una OPE de consolidación de empleo temporal.

C.- Poner en marcha concursos de traslados cada dos años.

D.- Convocar una OPE del personal funcionario de la Generalitat Valenciana donde se incluyan plazas de Enfermeras de la Conselleria de Bienestar Social.

E.- Crear las categorías profesionales de Especialista en Enfermería Pediátrica y Especialista en Enfermería Geriátrica, así como valorar la creación de otras categorías profesionales de Enfermería.

F. –  Dotar presupuestariamente la creación de plazas en las distintas especialidades de Enfermería en la Conselleria de Sanitat.

G.- Regular los concursos de traslados internos en los Centros Sanitarios previos a la resolución de concursos de traslados y OPEs.

H.- Recuperar el poder adquisitivo perdido por las Enfermeras de la Generalitat Valenciana.

I.- Modifcar los criterios de la Orden que regula la Bolsa de Trabajo de la Conselleria de Sanitat.

J.- Facilitar vehículo de transporte o compensar económicamente los desplazamientos de las Enfermeras de Atención Primaria cuando tienen que realizar visitas domiciliarias y/o intervenciones comunitarias tanto urgentes como programadas.

K.- Recuperar los derechos laborales así como las condiciones de trabajo de los/as enfermeros/as de la Conselleria de Sanidad y de otras Administraciones Públicas perdidos como consecuencia de los recortes y ajustes sufridos durante los últimos años.

L.- Buscar la equiparación retributiva y de las condiciones laborales de todas las categorías de la profesión enfermera existentes en la Conselleria de Sanidad.

M.- Instar a las Entidades Privadas de carácter sociosanitario donde trabajan enfermeros/as (Hospitales Privados, Consultas, Geriátricos,…) a mejorar las condiciones laborales y retributivas de los/as mismos/as con el objeto de equiparar o, al menos, aproximar sus condiciones a las disfrutadas por los/as enfermeros/as que trabajan en las Administraciones Públicas.

En la parte final del documento se desarrollan, a falta de mayor concreción, las demandas laborales. Por supuesto, todas estas solicitudes deben tratarse, negociarse y acordarse en mesa General de Negociación, aunque según aparece en el final del documento tiene ya el consenso de los sindicatos UGT, CCOO y CSIF, entre las 35 asociaciones profesionales y universidades participantes.

Ojalá sirva de base para futuros acuerdos, y se logre una enfermería más visible y reconocida social e institucionalmente.

Saludos ucieros!

elenfermerodelpendiente

@uciero

#EnfermeriaVisible: un soplo de coherencia y reflexión ( por @defensorenferme )

Hola de nuevo ucieros

mucho he leido estos días sobre lo indignados que estamos en el coletivo por la ausencia de protagonismo de la enfermería en los acontecimientos sanitarios, y más en concreto en el caso de ébola de Teresa Romero.

De todo lo leído, comparto con vosotros un post de Chema Antequera en su blog Defensor de la Enfermera que define perfectamente mi sentir. ¿Estamos haciendo lo necesario para ser visibles?

Este es un extracto. Al final del post tenéis el enlace al artículo completo.

“(…)

¿Por qué es invisible la #Enfermeria?

Lo es y mucho, y la culpable está en el propio colectivo de Enfermería y en nuestras Grandes Ausencias; quizás estamos muy cómodos en esa “cadena de producción sanitaria” y vemos desde la distancia los cambios sanitarios y somos conscientes de ello cuando en la “cadena de producción” debemos actuar de otra manera o debemos dar la misma calidad con recursos humanos y materiales. Y surge ya un estéril cabreo postdecisión política.

En donde no está la #Enfermería: en los Grandes Debates del SNS como financiación sanitaria, política de RRHH, gasto productos sanitarios y farmacia, colegiación, nuevos modelos de gestión sanitaria, en la profesionalización de la gestión sanitaria y ha estado ausente de grandes leyes como derechos de los pacientes, de los propios sanitarios, etc. Mi experiencia ha sido que la Enfermería como colectivo profesional ha estado ajeno, y ANTE GRANDES DEBATES Y GRANDES PROPUESTAS DE REFORMAS HAY QUE APORTAR REFLEXIONES Y DOCUMENTOS.

Nos falta además una gran sociedad/asociación que haya de Lobby presión en el Congreso; esa labor de lobby que otros colectivos lo saben hacer bien, haría condicionar los proyectos normativos. También es cierto que la representación corporativa de una profesión sanitaria tiene más abierta las puertas en la medida que tienes una amplia legitimidad, credibilidad y solvencia.

(…)
Miremos al Futuro con esperanza, pero analicemos el presente y más nuestro pasado; si no evaluamos nuestro pasado, seguro que nos lastrará en el futuro. Yo tengo un compromiso personal con la Enfermería sigo y seguiré luchando para que se abran puertas, si alguno quiere pasar esas puertas, quiere debatir, presentar propuestas … sería un buen inicio.”

Lee el texto del post completo haciendo click aquí

Saludos!

http://www.elenfermerodelpendiente.com

@uciero

De raices y #enfermeria (Opinión)

En estos últimos tiempos veo con tristeza cómo compañeros recién graduados esgrimen su recién estrenado título y su dominio de idiomas varios y PFG (Proyecto Fin de Grado) para dar la espalda de un modo incomprensible a los Practicantes, ATS y DUE, entre los que me cuento.

Y digo que me entristece porque una categoría profesional como la nuestra, vocacional, dadora de cuidados y con más de 260000 profesionales colegiados en España, se divide en base a una nomenclatura y no se aglutina en torno a todo lo que le une, que es mucho (tanto bueno como no tan bueno).

En mis inicios, en el 95 del siglo pasado, fueron muchos los ATS que me enseñaron cómo coger una vía o encontrar una vena para punción donde yo lo veía imposible. APD y SOU de Atención Primaria, actualmente a extinguir, que mostraban pasión en aquello que hacían, y, si bien algunos se despreocuparon de reciclarse por estar casi en el final de su vida profesional, otros eran asiduos a los cursos de reciclaje y perfeccionamiento de los Hospitales. Su amplia experiencia en cirugía menor los avalaba, y no mostraban el menor inconveniente en enseñarte aquello que ellos tardaron años en perfeccionar; lejos quedaba aún internet, las RRSS, y la eSalud y Enfermeria 2.0.   

Juan, un gran sabio, hijo de practicante, enfermero y padre de enfermera, me hablaba del respeto y confianza que la sociedad tenía hacia su padre, pues lo consideraba un elemento clave de su salud. Tal vez hoy, entre refriegas internas e innumerables cambios de nombre, hemos perdido parte de aquella identidad; y lo peor es que la sociedad tampoco sabe muy bien quiénes somos, encerrados en luchas entre nosotros y con otros colectivos profesionales, tanto por arriba (médicos) como por abajo (técnicos y auxiliares de enfermería).  

Del mismo modo me sorprende que algunas compañeras matronas miren por encima del hombro al resto de enfermeros y enfermeras, con suficiencia y arrogancia, siendo como son enfermeras especialistas, pero enfermeras al fin y al cabo. Observo desde hace algún tiempo en algunas de ellas las ansias de emanciparse del resto del colectivo enfermero del que son parte y, desde mi punto de vista, sin cuya pertenencia no se entiende ni su profesión ni su ejercicio.

Tambien es cierto que las corrientes #melapela y #EBE tienen una enorme utilidad dando cobertura científica a la práctica diaria de nuestra profesión (sirva como ejemplo la web de Azucena Santillana), están provocando a su vez una corriente talibán contraria a los enfermeros y enfermeras veteranos, a su trabajo y a su experiencia, y actúan casi como inquisidores enfermeriles. Como bien explica en un artículo el  British Medical Journal y del que se hace eco Jose Luis de la Serna en un excelente artículo en El Pais  “en el que se aboga por modificar un poco la balanza de las actuaciones médicas para contrarrestar el excesivo peso de lo que dice tanto estudio científico. Para eso hay que incorporar en uno de los platillos de ese peso el sentido común, el juicio clínico de cada galeno basado en su experiencia, las particularidades características de dada paciente y tener muy en cuenta el cómo vive cada paciente su problema y no sólo qué problema tiene cada paciente.”

“Hasta el árbol más grande se alimenta de sus raíces” reza un refrán japonés. Ojalá la enfermería en su conjunto sea capaz de conservarlas, cuidarlas y aprender de ellas. Os recomiendo un gran artículo del buen amigo Nicanor Aniorte, sobre nuestro pasado.

El presente somos nosotros. 

El futuro, el que decidamos.

A %d blogueros les gusta esto: