Rutxina: Una enfermera inconformista en Londres.

Conocí a Ruth Pérez (Rutxina Perez en su Facebook) con una interesante conversación en Redes Sociales sobre el PICC a raíz de este post.

Me explicó las diferencias en los procedimientos de canalización y comprobación que existen en Inglaterra, donde lleva ya desarrollando la profesión enfermera varios años. Le pedí, como anteriormente había hecho con otros compañeros emigrados, como en este post y este post,  que describiera su experiencia, desde el punto profesional pero también desde el plano vital, de sus temores, sus victorias y esa adaptación necesaria a otro país y otra manera de concebir a la Enfermeria. En pleno BREXIT, Ruth nos acerca a su experiencia a orillas del Támesis.

Su narración muestra fuerza y determinación, que se adivina en los ojos que asoman entre el pelo azul… y algo de nostalgia por no haber encontrado en su país el estímulo profesional que sí le brinda Inglaterra. No sé con certeza si es mejor o peor el sistema inglés de promoción profesional, pero resulta evidente que nuestra profesión está estancada crónicamente en estereotipos y techos de cristal, y nuestros representantes parecen más empeñados en mantener su monopolio que en abordar estos problemas.

Ojalá cambien pronto los vientos y sean propicios a la vuelta de tanto talento que ahora aprovechan otras sociedades, que les cuidan y promocionan cuando aquí nuestros dirigentes no han encontrado el modo de hacerlo.

El enfermero del pendiente me pide que le cuente algo para el blog. Lo humano, me dice. Y yo no sé muy bien por donde empezar. Supongo que por presentarme. Soy Rutxina, soy entre otras cosas enfermera oncológica y llevo trabajando en Reino Unido seis años que han pasado rapidísimo.14589574_1050491125069576_5538418351476882604_o

 Para mí, la decisión de venir fue muy fácil porque todo fue muy fluido. Trabajé durante algo más de cinco años en España, y nunca tuve paro. Eso sí, alternando entre público y privado y contratos más o menos largos. Tenía mi plaza en un hospital concertado, pero estaba profundamente aburrida y bastante asqueada. Solicité una excedencia para trabajar en la sanidad pública, donde me habían ofrecido un contrato en oncología aguda que me duró un año y medio. Pero se terminó y estaba totalmente perdida. No sabía que hacer. Lo sensato era volver mi plaza, pero el corazón me decía que no. Estaba asqueada, la verdad, y la ansiedad se apoderaba de mi.

Un sueño lo cambió todo. En él estaba estudiando y trabajando en Londres, ciudad que siempre me había maravillado. Me desperté esa mañana feliz, muy feliz, cosa que no me pasaba desde hacía tiempo. Así que se lo comenté a mi entonces novio. Su respuesta me sorprendió. “Lo puedes mirar”, me dijo. Y esas tres palabras activaron mi motor de movimiento. En ningún momento me llegué a plantear si era una buena decisión o no. Simplemente lo quería hacer.

 Me hice un CV en inglés y miré lo que necesitaba para hacer el PIN Number (requisito indispensable para trabajar en Reino Unido). Envié mi CV a una oferta online y me llamaron en 10 minutos. Mi experiencia en oncología y con quimioterapia les había llamado la atención. Tuve que venir a Londres para mi entrevista en un hospital privado. Todo eran nudos en el estómago y nervios. Me preocupaba que mi inglés no fuera suficiente. La recruiter que me había contactado vino a recogerme a la estación de metro y me invitó a desayunar antes de la entrevista. Los nervios desaparecieron y ese mismo día me ofrecieron el trabajo. A fecha de hoy considero que tuve mucha suerte. Me ofrecían un sueldo buenísimo. Reconocían mi experiencia previa, y el sueldo era acorde. Aún recuerdo la felicidad que sentí esa tarde, después de saber que el trabajo era mío y que iba a vivir en Londres. Yo amaba Londres antes de venir, supongo que eso ayudó mucho.

Mi novio se quedó en España y yo empecé a trabajar en aquel hospital. Yo creo que para mí fue una bendición empezar ahí. Mi nivel de inglés me sorprendió para bien, pero aún así las primeras semanas fueron duras. De repente me sentía como si no supiera nada. Abreviaciones, delantales, el cambio de guardia, los turnos de 12 horas y las dichosas competencias. No podía hacer las técnicas más básicas hasta que alguien me evaluara en la teoría y la práctica. Me volvía loca y no podía evitar sentirme un poco inútil.

Todo era diferente.

Todo estaba basado en la seguridad del paciente, hasta extremos que entonces me parecían exagerados. No se parecía en nada a ninguna experiencia laboral que hubiera tenido antes, y me daba miedo estar tan fuera de mi zona de confort. Recuerdo llorar desesperada por las noches al llegar a casa. Estaba sola y asustada. Pero duró poco. Sólo unas semanas de adaptación y ya era feliz otra vez. Era un trabajo cómodo. Tenía 3 pacientes por turno (comparados con los 12 que tenía en España!!), y mi auxiliar era el mejor auxiliar que nunca he conocido. Una de esas personas que realmente se preocupa de los pacientes. Conseguí todas mis competencias en seguida, y ya era una más. Hacía las mismas cosas que había hecho en España y tenía más tiempo para mis pacientes.Y así pasaron dos años.

Y me cansé. Como siempre. Me canso de todo, es lo que hace que me mueva adelante.

Urgentcarecentre

 Pasé por el NHS. Alguien me había recomendado un hospital donde podría estudiar mi especialidad 100% pagada por el hospital, y mis días de universidad contarían como días trabajados, y aunque en aquel momento me resultó difícil de creer, fue verdad. Sin embargo mi sueldo bajó mucho, incluso siendo banda 6 (aquí las enfermeras tenemos rango, del 5 al 8, con distintas responsabilidades y sueldos). Pero por primera vez en mi carrera, me sentía valorada. Sentía que mis superiores se preocupaban por mi bienestar y por mi desarrollo profesional. Nunca antes había sentido eso de verdad. Aprendí mucho y descubrí de verdad el placer de hacer las cosas bien. Me volví perfeccionista. Me interesé por la evidencia detrás de todo lo que hacía y era feliz y con confianza en mí misma.

 Ese trabajo fue mi trampolín. Desde ahí fue fácil ascender y pasar por distintos puestos, desde jefa de planta, hasta educadora o enfermera especialista. Esos roles son los que para mí marcan la diferencia con España. La posibilidad de acceder a ellos, de tener una carrera profesional de verdad a una edad razonable. La posibilidad de hacer cosas que de verdad te gustan, y de cambiar de puesto fácilmente cuando decides que no es lo tuyo. Cuando trabajaba en España nunca pensé que una enfermera podía ser algo diferente que eso, una enfermera rasa. Y son puestos que creo que son necesarios. Alguien que te pueda ayudar cuando estás empezando y quizá te sientes inseguro de las decisiones que tomas o te falta experiencia. Recuerdo trabajar en España con miedo de no saber suficiente sobre algo y sabiendo que no tenía apoyo. Eso  nunca me ha pasado aquí, pero también es cierto que siento que yo he sido extremadamente afortunada.

El futuro ahora es incierto. Estoy en un momento en el que no me siento inglesa, pero tampoco me siento ya 100% española. No me siento en casa aquí, pero tampoco en España cuando voy. Estoy en tierra de nadie y volver a España sería difícil para mí. Empiezo a pensar que es posible que me quede aquí para siempre.

Este año empiezo un master de 3 años y 180 créditos en práctica avanzada, al final del cual seré mucho más independiente como enfermera y podré incluso prescribir medicación (todo tipo de medicación, prescripción enfermera real). Cuando lo termine, será mucho más difícil volver a España, donde sé que todo ese esfuerzo no será reconocido. Donde sé que una prescripción enfermera real todavía está muy lejos. De momento, me tendré que conformar con ir de vacaciones y ver como va evolucionando la enfermería en España, que en tantas cosas va por delante, pero en otras, todavía muy por detrás.

Rutxina

Gracias Ruth por compartir tus experiencias en el blog, y ojalá la decisión que tomes sea la acertada, y que ésta no dependa de la escasez de oportunidades en España para evolucionar y ser reconocida en tu profesión.

elenfermerodelpendiente

@uciero

Fanzine de Marzo: ¿te lo vas a perder?

Hola de nuevo ucieros!!!

hoy quiero compartir con vosotros el nuevo número de Marzo de la revista Fanzine de Nuestra Enfermería, que capitanea el gran Fernando Campaña (@ferenfer) y en cuyo interior podéis encontrar una sección que comparto con mi buen amigo Pablo Sánchez (@paumatalap), llamada Bloguea-2, que en este número descubre un increíble blog de Salud Mental (el de @Nurse_Lecter) y que se une a los espacios de otros grandes de las redes.

Sin duda en su interior encontraréis contenido interesante, esta es la presentación que nos hace Fernando en su web Nuestra Enfermería, que aloja esta revolucionaria revista enfermera.

Un mes más seguimos adelante con el #FanzinEnfermería, llegamos a la novena entrega de esta aventura de comunicación enfermera. Y podemos decir que seguimos dibujando el Fanzine. También este mes, y como ya os anunciara en el post  De Rinconcitos y Personas va Lo nuevo en el #FanZinEnfermería tenemos nuevos “fanzineros”. Y es que en esta revolución de “contracultura enfermera” solo faltas Tú!

Este mes además de la selección de artículos de Nuestra Enfermería Blog, contamos con la ya clásica #miradaenfermera de Victor Cerón. Celebramos con los amigos de “Cuidando” el séptimo aniversario de Cuidando.es”; Albert Cortés se plantea ¿cómo podemos participar en la mejora de nuestra organización? Junto a Teresa Pérez repasamos la actualidad de la #enfermeríaenlared.

Por su parte los Bloguea-2 nos presentan a @Nurse_Lecter y su blog “Memorias de una enfermera de salud mental”; y la infografía de @Creative_nurse es una guía de prevención de la tuberculosis para profesionales sanitarios. En la sección Millennials Georgina Castro Fresno (@bewhoure) reflexiona sobre Twitter como un sistema de Salud. Y sobre tuits y desconfianza nos habla también @zgancedo en su sección.

Iñaki González (@goroji) estrena su espacio “P de Personas” dándonos las claves de cómo marcar la diferencia en nuestra próxima entrevista de trabajo; y por su parte @mrsrosaperez, en su rinconcito, nos da las claves para que nuestros futuros vídeos de salud sean un éxito.

En este número vuelven los “orgánicos” y nos plantean “atravesar el Rubicón”, todo un reto para la enfermería en su conjunto. Y para finalizar desde las Aventuras de Mrs Seacole, nos recuerdan que muchas veces “obviamos lo básico”.

Tras el pequeño resumen aquí expuesto os animo a no obviar este Fanzine, y ayudarnos a seguir dibujándolo.

¿Te lo vas a perder?

Es un verdadero placer formar parte de este proyecto, que crece mes a mes, y cuya lectura es obligada si quieres enterarte de lo que está pasando en la Enfermeria en las Redes…

Aquí puedes acceder a la revista… y es gratuita!!!!!!

Espero que os guste y os sea de utilidad

elenfermerodelpendiente

@uciero

Pérdidas insensibles en el Balance Hídrico:¿las calculamos bien?

Hola de nuevo ucieros!

como ha sucedido en otras ocasiones, hoy os traigo una revisión a raíz de un tuit del compañero Martin (@martintorral) sobre el balance hídrico y más concretamente el cálculo de perdidas insensibles.

balance-hidrico1

Indagando en la red encontré un completo y muy fundamentado artículo de Jorge González Navas en la Revista Digital de la Sociedad Española de Enfermería de Urgencias y Emergencias (SEEUE) en 2015 que refleja un cálculo unificado y fiable en su contenido.

balance-hidrico11

Podemos clasificar las pérdidas insensibles, según el autor, en las siguientes, con el cálculo consiguiente:

Perdidas insensibles (PI): Son las que no se pueden regular con exactitud. Suponen entre 700-­‐ 1000 ml al día, y tienen su causa en fenómenos de convección y evaporación:

a) Pérdidas Cutáneas: Estas pérdidas se producen por CONVECCIÓN, no hablamos de sudor. La convección consiste en una transferencia de calor entre dos zonas con diferentes temperaturas por medio de un fluido (bien sea líquido o gas), así pues, el aire caliente asciende y el frío desciende reemplazándolo, una vez éste es calentado y en consecuencia, ganado humedad (agua), asciende para ser reemplazado por aire más frío. De esta manera se suele perder un 12% de calor, la tela de la ropa contribuye disminuyendo este porcentaje. Mediante pérdidas cutáneas la pérdida de líquidos diarios representan 300-­‐400ml. En grandes quemados con la lesión de la capa córnea de la piel, puede incrementarse a 3-­‐5 litros diarios.

b) Pérdidas Pulmonares: Se producen por la EVAPORACION, debido al calentamiento del aire que entra en el sistema respiratorio, es saturado con agua y se expulsa al exterior en la espiración. Son unos 400ml/día. Influye la temperatura del aire respirado, cuando más frío mayor pérdida, por una menor presión del aire frío.

c) Pérdidas insensibles en situaciones concretas: Es el caso de la fiebre, taquipnea, sudoración o pacientes intubados. La presencia de estas situaciones incrementa las pérdidas insensibles basales. El cálculo de las pérdidas insensibles basales (cutáneas y pulmonares) se realiza mediante la fórmula 0.5ml/kg/horas del balance. A ello habrá que añadir las situaciones especiales si estuviesen presentes:

  • Paciente intubado: Se computarán 500ml cada 24h de intubación. Si se quiere fraccionar horariamente, se calculará a razón de 20ml/h de ventilación mecánica. Si en vez de ventilación mecánica, está en proceso de destete con tubo en T, se computarán 20ml/h más, es decir 40ml por hora con tubo en T.

  • Taquipnea: Por cada 5 respiraciones por encima de FR≥20, se añaden 4ml/h

  • Fiebre: ‐Si Tª 38-­‐39ºC: Sumar 20ml por cada hora con esta Tª ‐Si Tª 39-­‐40ºC: Sumar 40ml por cada hora con esta Tª ‐Si Tª 40-­‐41ºC: Sumar 60ml por cada hora con esta Tª

  • ‐Sudor ‐Moderado: 20ml por hora con sudor moderado ‐Intenso: 40ml por hora con sudor intenso

Todo ello, con la salvedad que el autor incluye en su artículo, y que citamos aquí:

“Debemos tener presente que cualquier valor del balance hídrico obtenido no es un valor matemático exacto sino que es un valor aproximado, fruto de una estimación lo más completa posible.”

Espero que os sea de utilidad

elenfermerodelpendiente

@uciero

 

Canalización PICC Arrow para Enfermeria (vídeo)

Hola de nuevo ucieros!

Hace algún tiempo que, tras un paréntesis en mi vida asistencial, consideré necesaria una actualización de conocimientos técnicos porque, por ejemplo, el Swan-Ganz había sido sustituido por el sistema PICCO y el DRUM por el PICC (Peripherical Insertion Central Catheter)

Hasta la fecha yo no había canalizado ninguno y tuve que instruirme en su técnica, por lo que consideré en aquel momento la posibilidad de crear un recopilatorio de procedimientos ucieros para quien lo necesitara después o simplemente para que sirviera a los estudiantes en el futuro…

Podríamos decir, pues, que el vídeo que os presento hoy es un poco el motivo del nacimiento de este blog y sus perfiles sociales a modo de difusión del primero.

En otras ocasiones hemos compartido guias y protocolos sobre su inserción y cuidado, en este post y en este otro.

Hoy comparto con vosotros el procedimiento estandarizado en nuestra unidad.

Espero que sea de utilidad

elenfermerodelpendiente

@uciero

Ucieros viajeros: Enfermería Crítica en Londres

Hola de nuevo ucieros!

como muchos ya sabéis, mi hermana Natalia fue una de tantas tituladas universitarias que, a la vista de la situación laboral en España, tomó la decisión de emigrar a otro país en busca de oportunidades laborales que aquí no encontraba. Fue una decisión valiente y que con el tiempo ha tenido la recompensa en forma de reconocimiento y estabilidad laboral e, incluso, de integración social en un país tan distinto como el nuestro como es Alemania.

Siempre he pensado que hay que ser muy valiente para tomar esta decisión, y afrontar este reto alejado de los tuyos, dejando atrás una zona de confort vestida de idioma, gastronomía y amigos.

Por eso, como reconocimiento a estos valientes, invité a David, Enfermero de una Unidad de Críticos en Inglaterra, a contar su experiencia personal y profesional, como ya hizo en su día un buen amigo del Blog en este post, en aquel caso hablando de Alemania.

El resultado, un post de obligada lectura. Tanto como una visita a su blog, donde desgrana su experiencia para ayudar a los que lleguen después.

davidHace ya unos pocos meses, @uciero me invitó a escribir en su blog acerca de cómo es ser un enfermero en una unidad de Cuidados Críticos en Reino Unido. Esta entrada se ha atrasado pero por cuestiones obvias, ya que cuando me lo comentó ni siquiera había empezado a trabajar en la UCI. Ahora, tras 4 meses allí, y casi un año en Reino Unido, algo de luz podré arrojar al asunto.

Mis razones para venir a Reino Unido eran bastante claras y las que seguimos la mayoría, por desgracia… la inestabilidad laboral y la falta de empleo en España hace que al final acabes tomando este tipo de decisiones. No os engañaré, trabajar en Reino Unido es distinto, no deja de ser un nuevo sistema de salud y una forma de entender la enfermería que no tiene que ver del todo con la nuestra, con sus cosas malas y buenas, un cambio de mentalidad, un idioma que no es tu idioma nativo… Bien es cierto que el trabajo en servicios especiales, como es el caso de la UCI, es bastante parecido al nuestro, quitando simplemente algunos detalles. Digo algunos detalles porque a estas alturas lo son, ya que donde ves esa gran brecha entre cómo entienden la enfermería en Reino Unido y en España es, sobre todo, en las plantas de hospitalización, con respecto al nivel asistencial.

La UCI de mi hospital no es nada el otro mundo, me explico: una UCI de 9 camas con pacientes de nivel 2, pacientes de alta dependencia, incluyendo postoperatorios o soporte a nivel de un fallo orgánico simple; y nivel 3, pacientes con fallo multiorgánico o con soporte ventilatorio completo. Es una UCI general, ya que, por ejemplo, politrauma, neuro y cardíacos no paran por aquí… así que la inmensa mayoría de pacientes son respiratorios, digestivos o sépticos. Lo que viene siendo, para mi gusto, una buena UCI para aprender, ya que no te acabas cerrando a algo y ves un poquito de todo. Por regla general, y esta regla es bastante improbable que llegue a romperse, el ratio enfermera-paciente es de 1:1 para los de nivel 3 o de 1:2 para los de nivel 2, aunque a veces somos suficientes y los pacientes de nivel 2 los lleva solo una enfermera.

Nuestros turnos de trabajo son de 13 horas durante el día, de 7:15 a 20:15, y de 12 horas durante la noche, de 19:45 a 7:45; sumando 37.5 horas a la semana. Nunca nos dejan hacer 3 días seguidos, ni más de 4 noches seguidas, ese es el tope. Así que, ni tan mal.

La verdad que hace unos años que no piso una UCI en España y, para colmo, fue de prácticas, por lo que hay bastantes cosas de las que no me acuerdo. La rutina, viene a ser un poco la habitual de las UCIs: hacemos el cambio de turno de toda la planta con la enfermera que esté al cargo ese día y luego hacemos el cambio de turno a pie de cama con nuestro/s paciente/s. Y bueno… luego el día, pues como vaya surgiendo, pero ahí no cambia mucho con respecto a una UCI en España, solo algunos detalles. Por ejemplo, no hay TCAE (Técnico en cuidados auxiliares de enfermería) en la unidad, solo viene algunos días y es para organizar un poco el stock y cosas por el estilo, aunque es verdad que si hace falta que te eche una mano para algo con el paciente, lo hace. Todo el tema de la higiene, cambios posturales, todo se encarga enfermería, ayudándonos entre nosotros. A nivel de técnicas, y estos es extendido al Reino Unido, depende de tus competencias y tus trainings (cursos que te tienes que sacar para todo: canalización de accesos periféricos, extracción de sangre, sondaje… todo). Salvo que te corra prisa y/o tengas el training, los accesos periféricos, sondajes vesicales, extracción de sangre y hemocultivos… suelen hacerlo los médicos residentes, pero en general en el hospital. En nuestra unidad no usamos prácticamente los catéteres centrales de inserción periférica y, en caso de usarlos, los suelen canalizar también los médicos, así como todas las arterias y los accesos centrales. En resumen, que casi todo lo que sea invasivo, suele hacerlo el equipo médico.

cuidadohumanizadoenenfermeria

Pero, por ejemplo, y aquí ya sí que no recuerdo bien cómo funcionaba en España, tenemos bastante autonomía a la hora de manejar al paciente: parámetros del ventilador, control de drogas vasoactivas, inotrópicos, sedación, analgesia… los médicos nos dejan “total” libertad para trabajar, a partir del plan que se haya acordado al principio del día. Y, en caso de necesitar algo, tu persona de referencia siempre va a ser la enfermera que esté al cargo ese día.

En el aspecto del desarrollo profesional, juegan a otro nivel… La figura de la enfermería investigadora está muy desarrollada y hay bastantes puestos. Y es relativamente fácil ir avanzando en cuanto a responsabilidades y competencias, llegando el hospital a pagar, al pasar 1-2 años, un máster en cuidados críticos y múltiples cursos. La enfermería en Reino Unido está dividida por bandas, las bandas 5, donde están todos los enfermeros rasos y enfermeros senior; las bandas 6 que, a parte de trabajar como enfermeros rasos, suelen estar al cargo de la planta y las bandas 7, la enfermera especialista, que o está al cargo de la planta o es la enfermera que suele encargarse de valorar pacientes en plantas y en urgencias, colaborando con los médicos. Un amplio abanico, como podéis ver.

Para terminar, os hablaré de la parte más complicada de hablar, la parte emocional. He de reconocer que mi acogida a la UCI ha sido muy buena, por regla general tanto médicos como enfermeras me han ayudado a integrarme en el equipo poco a poco, dándome responsabilidades en función de mi evolución.

Salvo que hables inglés a nivel casi nativo, no deja de cansar mentalmente tener que estar pensando continuamente en inglés, sobre todo porque no eres consciente de que no necesitas pensar en tu propio idioma hasta que empiezas a hablar otro de forma regular, y sobre todo lo notas cuando llevas varios días trabajando seguidos, que tu cerebro ya no se entera ni de cuando te dan los buenos días.

Después de la enfermera al cargo y la enfermera que esté a mi lado, con quien más relación tengo durante el turno es con los médicos residentes. Es una pena que vayan rotando, justo la semana pasada se fueron con los que he estado estos 4 meses, ya que al final acabáis haciendo una simbiosis que resulta agradable y facilita el manejo del paciente.

Cada persona es un mundo y reacciona de distinta manera cuando sale de su zona de confort, pero he de reconocer que se acaba haciendo duro estar lejos de casa, con otro idioma, otra cultura, otra forma de ver la vida, “solo”… Todo esto hablo por mí, claro. Durante este año he visto a gente que ha durado una semana en el hospital y a gente que piensa quedarse aquí por muchos años, cada uno reaccionamos de una forma diferente y tenemos distintas formas de valorar nuestras prioridades. Aún así, es una experiencia que, si quieres vivirla, te invito a que lo hagas. Siempre te vas a llevar cosas buenas incluso cuando sientes que no puedes más.

Un cordial saludo,

David

Muchas gracias Davis, por tus palabras y por compartir tu experiencia en el blog.

Esperemos teneros pronto de vuelta (si queréis).

Mientras tanto, buena música nos acompañe.

 

elenfermerodelpendiente

@uciero

 

Gasometría para Enfermeria: estado ácido-base fácil fácil…

Hola de nuevo ucieros!!

como sabéis una de las técnicas más habituales en las Unidades de Intensivos es la Gasometría Arterial.

En ella podemos evaluar fundamentalmente el intercambio gaseoso del paciente y el estado ácido base del organismo, además de contener parámetros adicionales como iones y hemoglobina. En este post y en este otro hablábamos hace algún tiempo de ello.

También dábamos un repaso al ácido láctico en este otro post.

Pero como os decía, el intercambio gaseoso y el estado ácido base son los fundamentales en estas pruebas, y los profesionales de enfermería tenemos la obligación de conocer, al menos, los trastornos simples.

Por ello, y gracias a una sesión formativa impartida por nuestro intensivista de cabecera Paco Pérez Alcalá, decidí preparar una explicación fácil de retener y evocar en la lectura de los trastornos ácido base y su origen respiratorio o metabólico.

Este video es el resultado de la explicación de #laformuladelTioPaco

Espero que os sea de utilidad. Gracias Paco por tu generosidad y humildad, pese a ser una de las personas más leídas que conozco.

elenfermerodelpendiente

@uciero

HIPEC para Enfermeria: manipulacion de citostáticos

Hola a todos de nuevo

hoy quiero compartir con vosotros la búsqueda realizada para conocer la protección necesaria en pacientes sometidos a cirugía HIPEC (Quimioterapia Intraperitoneal Hipertérmica).

La Quimioterápia Intraperitoneal con Hipertermia (HIPEC) es una terapia basada en la instilación de citostáticos, potenciados con calor, durante el mismo acto quirúrgico en la cavidad peritoneal, que permanece abierta durante todo el proceso. La técnica conlleva riesgos de proyección de productos tóxicos, derrames, generación de aerosoles y gases y contaminación de superficies durante la preparación y administración de la Quimioterápia.

En nuestra unidad recibimos pacientes sometidos a esta técnica, cuando la cirugía ha concluido, pero estamos expuestos a la manipulación de drenajes de cavidad abdominal, fluidos de la herida y orina, heces y mucosidad.

¿Deberíamos tomar precauciones en manipulacion de contaminantes citostáticos en el manejo en UCI de estos pacientes? Todo hace indicar que sí.

Este fantástico artículo de Muñoz Martinez, Adriano; Navarro Blasco, Lydia ; Padros Selma, Rafael de SPRL del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau nos orienta en este sentido.

Manipulación de Agentes Citostáticos en Quirófano. Estrategia de evaluación higiénica en la Quimioterapia Intraperitoneal Hipertérmica.

Las medidas preventivas se orientaron a la consecución de cuatro objetivos básicos:

– Control de la contaminación ambiental (aire) mediante la contención del espacio peritoneal.

– Control de la contaminación de superficies mediante la contención del espacio peritoneal y la estricta observación de prácticas higiénicas de trabajo.

– Evitar el contacto con el citostático mediante el uso de equipos de protección.

– Descontaminación del material y las instalaciones.

 

Por lo tanto, es esencial que los trabajadores que tienen contacto con pacientes sometidos a HIPEC y los atiendan durante su postoperatorio inmediato estén protegidos fundamentalmente en lo referente a este apartado, toda vez que el abdomen está ya cerrado pero puede existir riesgo de fluidos contaminados.

La OSHA recomienda que se establezcan monitorizaciones en aquellos lugares donde podrían darse “migraciones” del contaminante. La comprobación de la contaminación de superficie al muestreo habitual en los lugares de trabajo nos aportará información valiosa y permitirá un control más amplio de los riesgos a los que están expuestos los trabajadores.

Si queréis ampliar eltema de la protección oncológica podéis consultar este excelente manual de Manejo Seguro de Citostáticos del Servicio Riojano de Salud haciendo click en el siguiente link:

Protocolo manejo Seguro de Citostáticos

 1

En él encontramos las siguientes recomendaciones:

Recomendaciones  para el contacto o manipulación de excretas o secreciones del paciente.

• El personal deberá ir protegido con guantes de látex sin polvo, doble par y bata impermeable con puños y atada atrás, que se desecharán después de su uso o en caso de contaminación.

• Deberá lavarse las manos después de quitarse los guantes y tras contacto con excretas.

• En caso de vertido libre, trasvase o manipulación similar de excretas que pueda generar aerosoles en el lugar de trabajo, deberá utilizarse mascarilla FFP3.

• Las excretas se eliminarán por el desagüe general, diluidas en gran cantidad de agua. Cualquier otro material contaminado con excretas se desechará en el contenedor de residuos citostáticos.

• Se indicará a los pacientes y/o familiares la necesidad de accionar varias veces la cisterna (3-4 veces), siempre con la tapa del inodoro cerrada, cada vez que hagan uso de WC y la conveniencia también de echar un chorrito de lejía. Se recomienda que los niños y embarazadas no utilicen el baño momentos después de hacerlo el paciente (se facilitarán a las pacientes y familiares instrucciones escritas en la hoja de recomendaciones).

• El personal de limpieza se personará cada cierto tiempo en los aseos de la zona para accionar la cisterna, asegurarse que la tapa de los inodoros está cerrada y echar un chorrito de lejía.

• En pacientes encamados, se avisará al personal (auxiliar) tras la micción en bacina u otro recipiente para la retirada inmediata del mismo.

• Las bacinas, orinales y demás material reutilizable, se lavarán con abundante agua con jabón dos veces y se descontaminarán con lejía. El personal encargado de la limpieza de dicho material empleará doble guante y bata desechable. Se recomienda realizar este lavado tras cada uso.

• En caso de vómito tirar la batea directamente al contenedor de residuos citostáticos o emplear bolsa de cierre hermético específica.

• La lencería contaminada con excretas de pacientes tratados con citostáticos deberá introducirse en una bolsa especial (de color azul) identificada con el distintivo de citostático. A esta bolsa se realizará un prelavado y posteriormente se lavará de nuevo con el resto de la lencería del centro. El personal que manipule esta bolsa deberá llevar guantes de látex sin polvo y bata impermeable.

Además aporta una magnífica tabla donde establece los periodos de seguridad de manipulación de los diferentes citostáticos.

3

Esta tabla está extraida del Protocolo de Vigilancia Específica ante agentes citostáticos del Ministerio de Sanidad, aprobado por el Consejo Inteterritorial de Sistema nacional de Salud.

Por último, cabe recordar que no sólo los citostáticos merecen una especial precaución en el ámbito de la Prevención de Riesgos laborales, sino que existe una extensa lista de medicamentos a los que prestar atención en su manipulación.

En este sentido, el Ministerio de Sanidad editó una Guia de Medicamentos Peligrosos que las enfermeras deberíamos sería  conocer al administrar, y exigir que se cuante con los sistemas de protección necesarios para su preparacion y administración seguras.

4

Esta guia podeis encontrarla tambien en la web Picuida y tenéis un desglose pormenorizado en el blog de @enferevidente Cuadernillo de Enfermeria , altamente recomendable.

Espero que os sea de utilidad y no olvidéis protegeros convenientemente. Es vuestra (nuestra) salud.

elenfermerodelpendiente

@uciero

Episodio II: ¿quién está de residente de guardia?

Gracias.

Es lo que uno piensa cuando alguien reconoce tu trabajo, y además lo hace públicamente. El post que escribió Natalia (@Natti_DC) para este blog ha sido leído por más de 50.000 personas, muchas de ellas médicos que lo compartieron con sus compañeras enfermeras para mostrar su propio reconocimiento.

Hace algunos días participé en un taller donde entre otros ejercicios, aprendimos la importancia de agradecer aquellas pequeñas cosas positivas que nos suceden cada día y a las personas que las provocan. Nos dimos cuenta de la gran cantidad de oportunidades que perdemos de dar las gracias.

gracias_multilingue

Fuente imagen: caballerotrueno.wordpress.com

Cuando propuse a una enfermera de la Unidad de Intensivos del Hospital Infanta Cristina  (el mismo donde trabaja Natalia como R3) un post que mostrara el otro lado de esa realidad, la de la Enfermería que recibe, cuida y hace crecer a los residentes, la respuesta estaba redactada casi al instante. Porque lo plasmado en estas líneas no hay que inventarlo, ni imaginarlo, ni adornarlo con palabras vacías. Sale de muy dentro, y se expresa con naturalidad.

Todos recordamos aquellos residentes inseguros, de manos temblorosas al coger una vía central sabiéndose observados por ojos más expertos, y cómo un susurrado “tranquila, vas muy bien” hacia que su expresión se relajase y sus manos se afianzaran.

Porque al final (y al principio) es el equipo lo que cuenta, lo que realmente importa junto con el paciente y su familia, porque cada uno de nosotros aporta valor al conjunto, y es justo reconocerlo.

Y también es justo agradecer a quien lo hace.

¿QUIÉN ESTÁ DE RESIDENTE?

Por una Enfermera del Hospital Infanta Cristina (Badajoz) cuidadohumanizadoenenfermeria

 

Es casi la primera pregunta que hacemos al llegar, el primer contacto del busca, recordar que número de guantes usaremos ese día, la diferencia entre un buen y mal turno? o una costumbre… Hace poco leí en un post, una reflexión de una de nuestras residentes haciendo referencia a nuestro personal, al personal de enfermería. Solía pensar que en el día a día de cualquier interno, aparte de soportar las sesiones clínicas, las visitas detrás de los adjuntos, las pocas horas que os quedan libres preparando alguna publicación quizá para ganar puntos nadie perdería tiempo en ese tipo de reflexiones.

Me equivoqué.

Somos el mismo escenario de fondo, con nuevos actores cada año. Llegáis con esperanzas supongo, con ansias de participar, de ser los mejores. Aparecéis con vuestra mejor sonrisa, las batas recién planchadas, las libretas sin empezar y un fonendoscopio seguramente a juego con algún otro accesorio. A mí me recordaba siempre a una infección… cuando quieres darte cuenta, hay otra persona que no conoces dándote órdenes y a la que tienes que acostumbrarte los siguientes cinco años. Yo solía poneros números (risa), es poco habitual que alguien se presente.

Hace nada cogíais apuntes en la facultad . Aprendéis muchos detalles para tratar a los pacientes, aprendéis que la práctica conduce a la perfección, que las emociones perturban y seguramente hasta tengáis anotado a pie de página que para ser un buen sanitario hay que pensar como sanitario…tragarse las emociones y entrar en un espacio estéril haciendo simple el procedimiento…”canalizar, suturar, cerrar”…, que la clave de la supervivencia cuando eres residente está en “negar”, negar el cansancio, negar que tenéis miedo, ser los preferidos, negar que deseáis el éxito…que en teoría, cuanto mejor se te dé ser neutral, y sólo clínico, más difícil sera cambiar el chip, dejar de pensar como sanitario y recordar lo que se siente cuando piensas como un ser humano.

Pero durante cinco años vosotros sois los médicos, como esos de los que aprendíais. Los mejores y tal vez los peores de vuestra vida profesional, cinco años donde sobrepasaréis vuestros límites. Algunos os marcharéis buscando una especialidad más fácil, otros sucumbiréis a la presión. Unos pocos permaneceréis. Cinco años con todas y cada una de sus horas, en las que os hemos visto pletóricos y también derrumbados… en los que las arrugas cubrirán vuestras batas y dejaréis por cualquier sitio las chuletas (las guardamos), en las que os habéis aprendido nuestros nombres, nuestros rincones “secretos”, nuestras horas del café… y hasta la paciencia para saber que tampoco, a veces, es nuestro mejor día. Cinco años donde os hemos consolado, o animado cuando una situación se ha puesto complicada, donde os hemos visto llorar, o celebrar y donde también nos habéis animado o consolado a nosotros.

todosaunaequiponinos

foto: mikinder.blogspot.com

Siempre se dice que la enfermería permanece a pie de cama las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año, y que hay que tenernos en cuenta… Si me concedo un segundo… creo que es justo hablar de la misma forma del personal residente, porque aunque algunos pasen sin pena ni gloria, otros, sin duda, crean precedentes, hacen mejores nuestros turnos y dejan de ser números para convertirse en parte de nosotros mismos, en parte inolvidable de ese lugar donde pasamos tanto tiempo. Un lugar estresante donde todo se magnifica, donde hay que actuar deprisa, donde cada mano es necesaria y en el que no hay otra manera de sobrevivir… si no es cuidar… y cuidarnos.

No puedo más que agradecer lo aprendido de mis residentes, el apoyo que de la misma forma de ellos he recibido algunas veces, animarles a que continúen a pesar de las dificultades, a que escuchen aunque les toque la enfermera de toda la vida y enterada de turno, es posible que sí lo sepa, aunque sólo sea enfermera, y es posible que confiemos más de lo que creéis, aunque sólo seáis residentes.

Es sobrecogedor y gratificante a la vez que nuestra labor deje de ser invisible y sea mostrada al público con tanto cariño desde el otro lado, que llevéis en vuestras libretas anotados nuestros consejos, de la misma forma que a algunos de vosotros echaremos de menos…tanto…

Quisiera imaginar que con mis palabras, sin dar nombres , ni siquiera el mío, se muestre también en público, que vuestros cinco años, son y serán siempre parte de la unidad, de nuestras vidas, y de esa otra pequeña familia que por suerte, encontramos en un hospital.

Gracias de corazón.

Gracias a Paco, a Eva, a Patricia, a Javi y a Manuel por romper diariamente las barreras de los estamentos. En nuestra UCI no existen.

criticos

Gracias a Sonia, Maria, David, Judith, Ana, Lala, Vanessa, Olga, Sara y Susana por estar siempre ahí, por ayudarnos a ser un poco mejores con vuestro trabajo infatigable, y enseñarnos también, parafraseando a Natalia, que a veces los héroes no llevan bata.

elenfermerodelpendiente

@uciero

Héroes: la enfermería de UCI vista por una residente.

Hace algún tiempo que hablé por primera vez con Natalia, médico Residente de tercer año de Intensivos en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz. Franca, directa, sin cortapisas, me llamó la atención lo agradecida que estaba a sus compañeros enfermeros. Lo sé, no es en absoluto sorprendente que los médicos que inician su andadura se apoyen y consulten a los enfermeros y enfermeras más veteranos, como yo hice (y sigo haciendo) con mis queridas auxiliares,  y es cierto que somos un gran puntal para ellos en esos primeros años.

Lo realmente importante es que cuando llegan a adjuntos recuerden esas vivencias, y sean consecuentes con esa ayuda que recibieron, tanto técnica, como emocional.

Porque la parte emocional importa, y mucho. Crecen como médicos, y como personas. Crecemos, creo, apoyándonos unos a otros. Viviendo y viendo morir. Sirva como ejemplo aquella poesía insuperable de Marta (@littlegoldowl) que quiso compartir en este blog para #12Visibles12M.

_MG_7990

A diario pasamos muchas horas juntos todo el equipo, estrechamos profundos lazos entre los profesionales, porque las vivencias que compartimos, duras muchas de ellas, nos unen de manera casi inevitable. Nuestros compañeros conocen tanto de nuestra vida como nosotros mismos, las guardias agotadoras y la complicidad hace que muchos de nuestros mejores amigos vistan también pijama.

Quise que Natalia escribiera sobre eso. Sobre su vivencia. Sobre esa vida de médico intensivista que la enfermería de su UCI ha ayudado a coser, paciente, puntada a puntada, hasta confeccionar un hermoso traje de lo gran profesional que es.

Su mirada franca, directa, no oculta nada.

Sus palabras tampoco.

Gracias Natalia. Por  tus reflexiones. Por tu reconocimiento. Por todo.

Héroes.nat

Natalia Duran Caballero (@Natti_DC)

 

Cuando un gran amigo me pidió que escribiese un post relacionado con la enfermería de las UCIs, acepté desde el primer momento, y no obstante tuvo que repetírmelo en varias ocasiones para que terminase sentada ante la pantalla y buscando las palabras que mejor definan lo que siento

El motivo de mi reticencia no era no querer hacerlo, en absoluto, sino que es sumamente difícil expresar qué sois la enfermería uciera, como yo os llamo, para nosotros los intensivistas, para mí. No es nada fácil expresar lo que siento por vosotros sin parecer cursi, exagerada, infantil y dramática, pero es así, la UCI es intensa para el paciente, sus familias, y para los que trabajamos en ello. Y es en nuestro caso, muy intensa, para los aprendices de intensivista.

         Soy médico residente de cuidados intensivos de tercer año, en mitad de formación, con numerosos conocimientos adquiridos, y con muchísimos más que vendrán, manejo de técnicas consolidadas  y otras en proceso de perfeccionamiento, aprendiz de todo y maestra de nada. Trabajo en una UCI de veinticuatro camas en las guardias, con dos médicos adjuntos, acogemos politrauma, neuroquirurgico, vascular, trasplantes, embarazadas…; pacientes que de entrada, a todos asustan.

Aprendí a veces a palos a manejar aquello con tranquilidad, eficacia, seguridad, y un “respira hondo”, teléfono en mano.

Pero esto no es así cuando se empieza ni de lejos, es cierto que aprende uno mismo, que se aprende del residente mayor casi por conducta espejo, y de sus adjuntos, porque “la letra con sangre entra”. Se aprende de todo eso, sí, y de vosotros, mi enfermería.

         El 21 de Mayo de 2014, recién estrenado mi pijama almidonado, cuando me incorporé a la unidad, me dieron dos consejos: uno, que abandonase la especialidad – adjunto al que adoro con su inseparable cigarro y café en mano – y dos, que me ganase a la enfermería. No entendí. Y de hecho tardé meses en comprender.

         Pero todo cobra sentido cuando canalizando tus primeras vías centrales, en voz muy baja te dice el enfermero: “Natalia, la guia, sácala, te la dejas dentro”, cobra sentido cuando a las cuatro de la mañana, con diez ingresos a tus espaldas, agotada y ojerosa, te sugiere el enfermero que lleva el box 28 que iniciemos perfusión de noradrenalina y canalice radial, porque el enfermo “ya no responde a volumen y está en anuria”. Sí, de estas tengo miles para escribir, es tanto lo que os debo… Nos conocéis desde que llegamos, nos veis aprender, confundirnos, “liarla” (sí, un R pequeño la lía, la puede liar y muy gorda), pero ahí estáis, para salvar la situación, y salvarnos del adjunto, salvar al paciente en definitiva, de ahí el título del post, sois héroes.

Nos veis caer, levantarnos, no con pocas lágrimas, nos escucháis, comprendéis y hasta defendéis, nos estáis criando, nos estáis viendo crecer, como futuros intensivistas y como personas – “Natalia, ese genio, tienes que aprender a controlarte” – cuidáis a los enfermos, y sí, a nosotros, el café de la tarde, el de la noche, el de la madrugada, comida a escondidas y compartida con cariño y una sonrisa  en nuestro despacho mientras redactamos informes e informes de ingreso. Café, conversación, cigarros, ánimos, abrazos (muchos abrazos) y besos.

nat-2

De verdad que os debo mucho.

Sois la enfermería mejor preparada con diferencia, se sabe trabajando en UCI, y se sabe aún más trabajando fuera de ella, sin pretender ofender al resto de personal de enfermería. Pero mi enfermería es extraordinaria, rápida, coordinada, manejan todo tipo de pacientes y técnicas. Y todo esto lo hacen con una sonrisa, y hasta cantando, mis enfermeros cantan sí, cantan montando una MARS, cantan de camino al TAC urgente con un ¡hasta mañana! que ya se ha instaurado como despedida al resto de compañeros de la unidad.

         Cuidan a enfermos, intensivistas y a nosotros, los residentes, nos cuidan, enseñan, crían, y creo que hasta nos terminan tomando cariño. Cinco años de especialidad, cinco años de renuncia, de llanto, de “me voy y no vuelvo más”, de “me han dejado, vengo con el corazón roto”, cinco años aprendiendo de UCI y de la vida, nos enseñáis el valor de la humildad, que nadie nace sabiendo y que eso no es motivo para avergonzarse, que todo lleva su tiempo.

Que quien te hace llorar no te merece, que quien te quiere no te rompe.

Que enseñando también se aprende, que estás más guapa con el pelo recogido – estás en una UCI -, que llorar no es ser débil, y que sí, que lo estás haciendo bien, no te vayas por favor.

Porque salváis más vidas de las que pensáis, y las salváis de miles de formas.

Os adoro, la UCI no se mantiene en pie sin vosotros. Porque no todos los héroes llevan capa.

Con todo mi amor, N.

2016, resumen uciero.

 

Resulta casi imposible huir de un recopilatorio reflexivo de lo que ha sucedido en el año que acaba…  Las televisiones, Facebook, los periódicos, las cadenas musicales…. Todos echan la vista atrás para reflexionar sobre lo sucedido en estos 366 días que se nos escapan entre los dedos…

Para mi ha sido un gran año en lo profesional y en lo personal. 2016 ha visto la consolidación del blog con una media de 400 visitas diarias, y la inclusión del perfil de tuiter en la lista de influencers enfermeros dentro de los 10 primeros, junto a profesionales que admiro tanto como enfermeros como personas. La fanPage de Facebook ha alcanzado y superado los 1100 seguidores, y llegan consultas de todo el mundo a través de esos canales, que intento responder y orientar en la medida de mis conocimientos y posibilidades. Casi 340 000 internautas habéis pasado por aquí a ver qué me cuento… Increíble!

Tal vez fruto de ello haya sido la nominación como mejor profesional 2.0 a los premios IVI 2016, junto con Jordi Mitjà, otro enfermero que está haciendo grandes cosas en el ámbito digital, y una gran persona.

2016 ha supuesto además la expansión del proyecto educativo del que formo parte en CEISAL, en cuyo plano de oposiciones (que inicié como coordinador hace un año escaso, con 40 alumnos) alcanzamos ya 1400 profesionales formados en 2016, con una progresión exponencial que imagino que continuará en 2017.

Pero, además de estos números, el plano personal ha sido sin duda el más satisfactorio… Desvirtualizar a enfermeros (incluso honoríficos, como @manyez) a los que admiro, ha sido uno de ellos. Prueba de ello es este video en SaludOnMe que el gran @Enferdocente grabó y editó en colaboración con @CarlosBorras.

Sin duda otro de los puntos que más valoro de este 2016 es la consolidación de una amistad personal hacia un compañero que admiro, Pablo Sánchez (@Paumatalap) que ha visto en este 2016 el despegue en RRSS y el nacimiento de su blog www.enfermeriatecnologica.com. Conjuntamente preparamos e impartimos junto a Laura Barreda, experta en Marketing y Comunicación, un  curso sobre Tecnologías de la Información y Comunicación TIC en el ámbito sanitario que se desarrolló en el Hospital la Plana de Villareal con el aval de la Escuela Valenciana de Estudios en Salud (EVES) y por el que ya han mostrado su interés Universidades y Administraciones Sanitarias. Conjuntamente participamos a partir de el número de Diciembre en el fanzine de Nuestra Enfermeria , del gran Fernando Campaña (@ferenfer) con sección llamada Bloguea-2.

Este 2016 me ha dado la oportunidad de conocer a grandes personas, profesionales y estudiantes, tanto de enfermería, como de medicina, cuyo contacto y relación debe consolidarse en 2017. No puede ser de otro modo.

Sin embargo, hay que recordar también que ese a todos los esfuerzos en el 2.0 y la importancia que el colectivo tiene en este ámbito, su transcendencia en el mundo analógico sigue alejada de la realidad que queremos. Algunos representantes de Enfermería se empeñan en actitudes poco elegantes y altamente sospechosas, haciendo un daño irreversible al colectivo. Demandas interpuestas a quien explica lo que sucede, como Juan Hernández, asaltos oscuros a COES con mecanismos extraños, creación de marcas que curiosamente coinciden con blogueros que cuentan verdades incomodas… Todo puedes leerlo (debes leerlo) en el blog de Juan, perseguido por nuestros “representantes” por contar lo que algunos quieren ocultar.   Sin duda, la pasividad que mostramos como conjunto también ayuda a estas prácticas, ojalá 2017 nos devuelva ese espíritu beligerante e inconformista que tanto echo en falta en mis compañeras en estos ámbitos. Perfiles como el de Marta (@littlegoldowl) deben liderar ese cambio en un futuro próximo.

Os deseo un fin de año fantástico, y un inicio excelente ucieros!

A mi,  me encontraréis al pie del cañón otro año más, en la uci que tanto quiero, como tantos otros profesionales de enfermería esta noche.

Buena guardia compañeros!

elenfermerodelpendiente

@uciero

A %d blogueros les gusta esto: