#12visibles12M: Gabi Heras, la mirada amiga.

 

 

A estas alturas es difícil encontrar a algún profesional que esté trabajando en UCI que desconozca quién es Gabi y la revolución que ha supuesto el proyecto Humaniza los Cuidados Intensivos. Su virtud (una de ellas, además de ser seguidor del Atlético de Madrid y amante de la música de Extremoduro) es la capacidad de rodearse de un magnífico grupo de profesionales que han hecho más grande ese proyecto.

Este Médico Intensivista un día pensó que en un mundo tan tecnificado como una Unidad de Críticos necesitaba más dosis de humanidad.

Cuando le pedí que me escribiera unas letras para el día de la enfermería, en cuestión de minutos tenía unas letras escritas con el corazón, como mejor se escribe, de reconocimiento y admiración a la profesión de un amigo al que admiro y aprecio a partes iguales.

La mirada de un compañero médico, que no te dejará indiferente.

Aves del Paraíso

por Gabi Heras, autor del blog http://www.proyectohuci.com

 

Un médico escribiendo sobre enfermeras, gracias a la invitación de dos buenos amigos que ni siquiera aún pude conocer en persona. Pero es cuestión de tiempo.

Hay cosas que no es necesario decir, pero en otras muchas ocasiones es necesario gritar en alto lo obvio, por las dudas. Y esta es una de esas ocasiones.

Como podréis entender, tras más 15 años de relación estrecha, he vivido miles de historias y enseñanzas. Muchísimas relaciones y personas pasaron por todo este tiempo, que quizás puedan resumirse en la sensación de gratitud y admiración que guían estas líneas.

La eterna pregunta sobre el cuidado y la curación, y la incansable lucha personal por no elegir, porque yo lo quiero todo. Esa lucha de clases impuesta que no tiene ningún sentido, pero que perpetuamos de forma enfermiza.

rcp-torrejc3b3n

Nuestra formación nos lleva a entrar en contacto más tarde de lo debido, cosa que nunca entenderé y que en algún momento también cambiaremos. Es allí, donde empieza todo, al lado de la persona que sufre. Y es allí donde siempre hay una enfermera. No hay nadie más.

En esa distancia corta y tan incómoda donde es tan difícil estar.

Allí estás tú, acompañando en silencio y llenando ese espacio con tu presencia. Incluso a veces sin ser consciente, enseñando cómo hay que hacer las cosas. Sin filigranas, simplemente haciendo un trabajo imposible para todos y guiado por el amor a los demás.

Casi nada.

Y la gente ve dioses donde no los hay, en vez de apreciar esas aves del paraíso. Incluso tú tampoco te ves, y eso tienes que cambiarlo compañera.

Es hora de decirlo, de devolverte aquello que nunca fue nuestro. Porque todos sabemos que sois imprescindibles.

Porque no podemos vivir sin tu presencia, tus silencios, tus manos, tu humildad, tu sensatez, tu paciencia, tu sonrisa, aquellas palabras que curan. Ahora que tus diplomas te acreditan en el mundo académico, ese basado en la evidencia, te agradezco lo que me enseñaste cada día y que nadie registró: un máster en relaciones humanas basadas en la entrega y el amor, del que apenas empiezo a ser aprendiz.

 

Gracias a todos y cada uno de mis compañeros de viaje.

 

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: