Archivo | seguridad paciente RSS for this section

De grupos de Facebook, Enfermeria y seguridad del paciente. Una reflexión (o dos)

Recuerdo el pasillo oscuro, en penumbra, con un intenso olor a humedad y tristeza que impregnaba las paredes y el alma.

Un niño lloraba a la derecha en brazos de su madre, que intentaba tranquilizarlo, mientras un policía nos hacía avanzar hacia una puerta entornada al fondo, donde otro agente uniformado, mirando al suelo con ojos ausentes, nos cedió el paso.

Nos habían llamado al Centro de Salud donde trabajaba aquel verano para una urgencia vital, pero cuando entramos en el salón comprendimos que no era necesaria la intervención por nuestra parte. El intenso olor a hierro que reconocen las compañeras de quirófano nos recibió como una advertencia de lo que íbamos a encontrar… Avanzamos hasta el cuerpo de un hombre cuya cabeza apoyaba preocupantemente laxa en una mesa camilla, y notamos alarmados que nuestras zapatillas se pegaban al suelo en demasía. Un gran charco de sangre coagulada rodeaba al cadáver, y no pudimos más que certificar que el paciente ya no era tal, sino que había muerto.

En estas circunstancias, de las que he preferido evitar mayores detalles, me resulta inconcebible que alguien saque un móvil y tome una fotografía, más aun que la propague por redes sociales. En primer lugar porque todos los que estuvimos en aquel momento allí mostramos una actitud respetuosa hacia la familia y el cadáver, como no puede ser de otro modo, pese al dramatismo y lo impactante de la escena.

En segundo lugar porque en aquella época quedaban lejos los Smartphones, las redes sociales y la necesidad de compartir todo lo que pasa en nuestra vida (y en la de los demás).

Hace poco me encontré en un grupo de Facebook unas imágenes que me recordaron enormemente aquella circunstancia: un sanitario subía una imagen de un cadáver con una herida impactante incisocontusa en la cabeza que alcanzaba hueso y masa encefálica, sin mayor comentario que “Lesión por machete”.

Me preocupé de revisar los casi 400 comentarios que había en la fotografía, buscando,  ingenuo de mí, una razón moralmente aceptable de índole profesional para desechar mi impresión de que aquella fotografía no era otra cosa que búsqueda de postureo del autor. Como podéis imaginar, no lo encontré. Lo que sí había en abundancia eran comentarios del tipo “qué gran imagen” “gracias por compartir esta fotografía” “muy interesante, la guardo para mi archivo personal” 

La pregunta entonces era evidente, ¿por qué era tan interesante? ¿para qué archivarla? No exponía ningún caso clínico, ni sintomatología, ni tratamiento, ni radiografías, ni TAC, ni alternativas terapéuticas ni siquiera cuál había sido la asistencia extrahospitalaria prestada. ¿cuál era entonces el interés de quienes aplaudían con fervor esta fotografía? Rápidamente me vino a la mente el libro de la OMC sobre Guia de uso y buenas prácticas  en RRSS para médicos y estudiantes de Medicina, y en concreto una página que reflejaba exactamente un caso similar.

 La respuesta era entonces clara: el morbo.

Ese morbo que hace, como decía hace poco Monica Lalanda (@mlalanda) en una excelente ponencia sobre bioética en el Hospital la Fe, que se formen colas ante un accidente de tráfico, aunque los vehículos accidentados no sean obstáculos para la normal circulación.

Ese morbo que encuentra un magnifico caldo de cultivo en la poca moral de un sanitario y la existencia de dispositivos móviles con cámara y acceso a internet, donde por supuesto no se pide conformidad al paciente para la toma y difusión de imágenes.

Ese morbo que hace aplaudir y jalear este tipo de actitudes, con un peligro aun mayor. Cualquier protesta en cuanto a la ética de la imagen era inmediatamente contestada con improperios e insultos, con la sugerencia de “poco valientes” quienes intentaban argumentar sobre la oportunidad, utilidad y respeto al paciente al compartir estas imágenes.

Y lo que es más grave. En el grupo, y en el hilo de esta imagen, había numerosos usuarios que se presentaban como estudiantes o recién egresados. Reconocían que estaban en ese grupo para aprender. Incluso pude hablar con algunos de ellos por privado, donde me confesaban que les incomodaban esas actitudes del resto de participantes, pero que debían mostrar conformidad porque en caso contrario eran tachados de flojos y poco profesionales.

Y debían considerar normal, según estos criterios

                No pedir permiso al paciente

                Que la imagen no ofrezca ningún valor científico (diagnóstico, tratamiento, alternativas…)

                Que no ofrezca beneficio al paciente.

                Que el paciente pueda ser identificado (a través del lugar de trabajo del autor, por ejemplo)

 Los profesionales sanitarios vivimos muy cercanos a la muerte, a situaciones comprometidas y accidentes con resultados realmente impactantes. Tenemos móviles con cámara, conexión a internet y una vida muy activa en redes sociales. No podemos dejar de preguntarnos si lo que compartimos cumple los requisitos legal y éticamente aceptables para hacerlo.

Monica Lalanda publicó esta semana un post que recogía estos requisitos en una genial infografía.

 

Puedes ver la entrada completa haciendo click aquí

Un poco más lenta que la evolución de esta realidad, las organizaciones sanitarias se están adaptando para aconsejar a profesionales y pacientes sobre la presencia y uso de RRSS en el ámbito sanitario, y los riesgos que ello conlleva. Ejemplos claros fue el módulo de Seguridad del Paciente que impartí en el Hospital de La Plana en la programación de cursos de la EVES, integrada en el curso TIC para profesionales sanitarios o las recientes jornadas de Bioética en el Hospital La Fe de la que ya hemos hablado anteriormente.

El uso de estas nuevas tecnologías tiene evidentemente muchos beneficios, pero conlleva riesgos asociados.

Por ultimo, y tal como hice con los estudiantes del foro que me preguntaron, comparto con vosotros un ejemplo de un Grupo de Profesionales donde se debate sobre heridas.

Con respeto y autorización del paciente.

Con voluntad divulgativa.

Con beneficio de los profesionales y la comunidad.

Grupo Facebook “A propósito de Heridas”

Grupo Facebook “Heridas y úlceras”

Es sin duda la antítesis de lo anterior.

 

Elenfermerodelpendiente

@uciero   

 

 

 

 

Anuncios

Nosocomiales vs material desechable en UCI.

Hola de nuevo ucieros

hoy comparto con vosotros una reflexión sobre un documento de la marca comercial Draeger que suministra material en Centros sanitarios, tales como respiradores y sistemas de monitorización entre otros.

En su página de inicio en español aporta un artículo en el que facilita unos datos escalofriantes: en Alemania entre 400.000 y 600.000 pacientes sufren anualmente infecciones nosocomiales, de los cuales fallecen por esta causa de 10 a 15000. Lo grave es que, según sus estudios, entre un 20 a un 30% de estas muertes podrían haberse evitado con medidas de higiene.

drager1

Además, indica que “Entre un cuarto y un tercio de las camas en la unidad de cuidados intensivos están ocupadas por estos pacientes”, afirma este estudio.

Plantea varias cuestiones relativas a prevención, algunas conocidas por nosotros y aplicadas mayoritariamente en los Centros Sanitarios españoles, como el lavado de manos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Resulta especialmente interesante la propuesta que realiza Draeger, que consiste en facilitar material desechable como tensiómetros, cables de monitorización electrocardiográfica, pulsioxímetros y cables de temperatura.

Evidentemente se asume que tiene un coste más elevado que limpiar y/o esterilizar los utilizados por otros pacientes, pero la casa comercial baraja cifras sorprendentes:

“Research at the University of Wisconsin Hospital & Clinics, Madison, has shown that 77% of the reusable ECG cables being attached to patients in the intensive care unit are contaminated with at least one antibiotic-resistant pathogen – even after cleaning.”

drager1111

Por ello debemos plantearnos si estamos realizando bien las limpiezas de los elementos reutilizables y si compensa o no sustituirlos por desechables…

Yo tengo mis dudas. ¿y tú?

elenfermerodelpendiente

@uciero

Nota importante: el blog y su autor no tiene ninguna relación comercial o contraprestación con la casa Draeguer. Referenciar su artículo, datos y alternativas tiene como única intención compartir información y generar debate sobre dónde estamos fallando en garantizar la seguridad del paciente y cuáles pueden ser las soluciones, sin que éstas pasen por adquirir sus productos.

RRSS en el ámbito sanitario y seguridad del paciente

Hola de nuevo ucieros!!!!

este mes hemos realizado un interesante curso en el Hospital La Plana de Villareal (Castellón) junto con dos grandes de las Redes Sociales Pablo Sánchez (@paumatalap) y Laura Barreda (@lau_barreda), al amparo de la Escuela Valenciana de Estudios en Salud (EVES), dependiente de la Conselleria de Sanitat valenciana.

Podéis ver el video de presentación-entrevista a Pablo y a mi en este enlace del Colegio de Enfermeria de Castellón.

entrev

 

Dentro de la estructura y objetivos del curso, que se desarrolla en 5 sesiones de cuatro horas, hemos realizado un concienzudo análisis del mundo 2.0 y han ido desfilando desde Risto Mejide, a los Top de Enfermeria en RRSS, los más significativos apps y blogs. Además hemos contado con la colaboración de la empresa Utopic Estudios de Realidad Virtual para demostrar el potencial de esta tecnología en el ámbito de la sanidad.

Por supuesto, no podía faltar una sesión de seguridad del paciente, que me correspondió a mi elaborar.

Para ello tomé como base el Manual de Estilo para médicos y estudiantes de medicina de la OMC, que ya recomendamos en el blog en este post.

omc1La portada, elaborada por la compañera médico y bloguera Monica Lalanda (@mlalanda) sirve de introducción al tema al destacar una médico-enfermera-sanitaria en una doble vertiente: por un lado, una mita se dedica a activarse en Redes Sociales, mientras que la otra se muestra profesional. Sin embargo, se trata de la misma persona.

Junto con el excelente libro de la OMC, utilicé dos referentes que también comparto hoy con vosotros.

Por un lado, la completa Guia de uso y estilo en la Redes Sociales del Gobierno Vasco que, además de hacer un repaso por todas las redes sociales y el mundo 2.0, aporta útiles consejos para sus trabajadores (que son válidos en otros ámbitos):

vasco

Las opiniones que se compartan en cualquier perfil social son de carácter personal y en ningún caso se le pueden atribuir a la organización.

El personal tiene derecho a expresar libremente sus opiniones o puntos de vista sobre los temas que crea oportunos. Para evitar posibles conflictos con el servicio que ofrecemos, recomendamos una serie de acciones:

• Quien trabaje en el Gobierno Vasco, con presencia en las redes sociales, puede expresar esta condición libremente.

• Se debe usar un correo electrónico no corporativo para registrar cuentas personales en cualquier página externa al Gobierno Vasco, ya que esta información podría ser mal interpretada o utilizada para fines no deseados. Esta recomendación se refiere explícitamente a Twitter y Facebook.

• Se debe evitar la participación en acciones o movimientos que puedan suscitar una degeneración de la reputación del Gobierno Vasco y de los servicios que ofrece.

• Se recomienda actuar de forma transparente y respetando la legislación.

• No deben publicarse en Internet comentarios despectivos ni ofensivos.

• Si se usan las redes sociales durante la jornada laboral, se recomienda hacer un buen uso y siempre orientado a conseguir una mejora del servicio que se ofrece.

• Recordemos que cualquier actividad en la red queda registrada indefinidamente, accesible para cualquier persona usuaria.

Debemos recordar, y ya lo introduce este manual en sus recomendaciones, que cuando actuamos en Redes Sociales lo hacemos a título personal y/o profesional, pero inevitablemente nuestra imagen va aparejada a la de nuestro colectivo profesional y la organización sanitaria para la que trabajamos, afectando indirectamente nuestras actuaciones a éstas.

También destaca en su apartado final sobre la captación, uso y tenencia de imágenes de personas:

Derechos de imagen

En el caso de la utilización de fotografías, vídeo o imágenes en las redes sociales en la que aparezcan personas, además de lo comentado anteriormente en cuanto a la normativa de protección de datos de personal, se tendrá en cuenta lo establecido en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen que desarrolla el artículo 19.1 de la Constitución. La utilización, captación y reproducción de la imagen de personas debe realizarse contando con la autorización del afectado, con las siguientes excepciones:

• La captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.

• La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.

• La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.
Asimismo en la celebración de eventos se informará y recabará la autorización de los asistentes sobre la posibilidad de la grabación de las imágenes, sonidos, toma de fotografías, etc. con la finalidad de la publicación online de las mismas para la difusión del evento.

 Otro referente en este sentido es la Guia de uso y estilo en Redes Sociales de Andalucía, que introduce nuevos parámetros, entre ellos recomendaciones para sanitarios que manejan redes sociales, y que a mi me parecen de seguimiento obligatorio

and

 

Nos dice sobre el manejo de información sanitaria lo siguiente:

Recomendaciones para manejar adecuadamente nuestros perfiles personales si manejamos información sanitaria
Cualquier trabajador del SSPA con presencia personal en redes sociales puede expresar esta condición si así lo desea. 
• Las opiniones, comentarios o contenidos que genere o comparta en su perfil social son de carácter personal y en ningún caso se pueden atribuir a la organización para la que trabaja.
• Se recomienda actuar de forma transparente y respetando la legislación.
• Se recomienda usar una cuenta de correo electrónico personal en los perfiles personales de las diferentes redes sociales. 
• Si se usan las redes sociales durante la jornada laboral se recomienda hacer un buen uso y siempre orientado a la mejora del servicio que se ofrece.
• La frontera entre lo profesional y lo personal es difusa en las redes sociales. Por este motivo: 
Tengamos en cuenta que a priori, todo lo que publicamos en las redes sociales puede ser leído por cualquier persona. Por ello es importante configurar bien las opciones de privacidad.  
• Los profesionales sanitarios ejercemos de referentes de salud para la población general y en este sentido conviene usar el sentido común manteniendo un enfoque y un estilo profesional, cuidando que los contenidos publicados estén sostenidos por la mejor evidencia disponible.  
Teniendo en cuenta que la información sanitaria está sujeta a leyes que protegen la intimidad y la confidencialidad, debemos ser conscientes de que esto también se aplica a nuestra actividad en las redes sociales, que siendo un excelente canal para la transmisión de recomendaciones de salud, tienen sus implicaciones de cara a la interacción clínica profesional-paciente.  
• Las redes sociales constituyen un canal de gran valor para la transferencia de conocimiento por lo que la actitud de compartir contenidos entre profesionales representa un valor añadido especial.

Por lo tanto ya advierte de la necesidad de proteger la intimidad y la confidencialidad de los datos e imágenes de nuestros pacientes, que, volviendo a nuestro libro de cabecera de la OMC, para ser compartido debe cumplir ineludiblemente una serie de requisitos:

  1. Tener un objetivo claro, por ejemplo difusión del conocimiento enfermero en un blog  😉
  2. Contar con el permiso del usuario-paciente.
  3. No exponer a nuestro ususario-paciente a ser reconocido
  4. Debe evidenciar una ventaja para el paciente y/o para el mundo científico.

Por lo tanto, debemos ser extremadamente prudentes con las imágenes e información que obtenemos en nuestro desempeño diario, y especialmente su difusión en Redes Sociales deben, por Ley, respetar su intimidad y confidencialidad.

Asi lo recoge la Constitución y el Codigo Penal, la Ley de Estatuto Marco para el personal estatutario de los Servicios de Salud, la Ley básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones y la Ley de Protección de datos de carácter personal. Ésto también reza por el acceso a historias que no nos corresponden… durante la sesión recogí algunas sentencias que Pablo tuiteó mientras explicaba…

tuit.JPG

También las publicaciones autonómicas sobre derechos y deberes de los pacientes lo recogen y reconocen en su contenido, como la Carta al Paciente de la Comunidad Valenciana, presente a su vez en los Centros Sanitarios de la Comunidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por lo tanto, es imprescindible, tanto por Ley como por sentido común, ser extremadamente prudente con la información a la que accedemos, obtenemos y difundimos en redes sociales, pues estamos obligados a mantener el secreto sobre ella y protegerla del acceso de terceros, salvo que, como hemos visto antes, contemos con el permiso del paciente, su difusión tenga un objetivo lícito y claro, no se identifique al usuario, y su voluntad sea obtener un beneficio científico o para el propio paciente.

Espero que os sea de utilidad

elenefermerodelpendiente

@uciero

 

A %d blogueros les gusta esto: